Cinque Terre

José Yuste

[email protected]

Analista financiero.

Buenrostro: con Ramírez de la O será más sencillo

Arturo Herrera, de ser electo por el Senado, será un buen banquero central. Defendió la autonomía del Banco de México en momentos clave y sabe la importancia de la estabilidad monetaria y financiera. Sin embargo, Arturo Herrera no pudo llevarse bien con Raquel Buenrostro desde que ambos trabajan en Hacienda, él como subsecretario y Buenrostro como oficial mayor.

Ambos se destacaron de inmediato. Arturo logró encabezar el pago a los tenedores de bonos del aeropuerto, y cuando Carlos Urzúa dejó la cartera de hacendaria, fue un relevo natural.

Raquel Buenrostro, por su lado, logró hacer a un lado las distribuidoras en la compra gubernamental de medicamentos y, pese al descontrol inicial, le iban resultando las cosas. Y cuando el presidente López Obrador necesito alguien que le diera resultados en un trabajo operativo, la mejor operadora fue Raquel como jefa del SAT.

Ambos, Herrera y Buenrostro, han dado resultados. Uno, manteniendo estabilidad. La otra, aumentando la recaudación en tiempos de crisis económica.

El último encuentro público entre Herrera y Buenrostro fue más frío que el Polo Norte. Mientras Buenrostro detallaba que la reforma fiscal podría traer facilitación en el pago de impuestos, Herrera respondía diciendo que ella se había emocionado un poco en dar ese detalle. Y mejor se levantó y dejó a la jefa del SAT.

Es natural que ayer, en una presentación a prensa sobre grandes contribuyentes, la jefa del SAT dijera que se iba a llevar mejor con Rogelio Ramírez de la O, a quien conocía y había trabajado con él hace veinte años. Y remató: “Con el cambio de secretario de Hacienda no afecta en nada la política económica del gobierno”. Y recordó que con Ramírez de la O tendría una comunicación más sencilla.

En el próximo paquete presupuestal, el 2022, que presentará Ramírez de la O, se espera la reforma fiscal, que, hasta donde sabemos, sí tendría la urgente necesidad de pagar más fácilmente los impuestos. Y también traería el impuesto global mínimo a empresas tecnológicas, el de 15 por ciento.

Buenrostro y Herrera estarán mejor cada quien en otras trincheras porque, de plano, no hay química entre ambos.

PARA SUCEDER A JANA PALACIOS EN COFECE

Tres comisionados, Alejandro Faya, Eduardo Mendoza y Ana Reséndiz fueron a comparecer a la Comisión de Economía del Senado, con el objetivo de ser el nuevo presidente o presidenta de la Cofece. Resulta que Alejandra Palacios, quien ha hecho una labor encomiable al frente de la Comisión Federal de Competencia Económica, concluye su segundo mandato. Y no puede reelegirse por tercera vez. Jana seguirá todavía como comisionada hasta febrero de 2022, pero el próximo septiembre deja de ser la presidenta de la Cofece, que se ha posicionado como una comisión a favor del usuario final, a favor de las mejores prácticas competitivas. Esperemos que el presidente López Obrador los voltee a ver porque pueden ser sus mejores aliados.


Este artículo fue publicado en Excélsior el 15 de junio de 2021. Agradecemos a José Yuste su autorización para publicarlo en nuestra página.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password