Cinque Terre

José Yuste

[email protected]

Analista financiero.

Batalla por el presupuesto

Hay una tremenda batalla por el presupuesto. Cuando el Presidente envió su decreto de austeridad, ahí venía un cambio legal fuerte. El decreto no sólo hablaba de ajustarse el cinturón, sino de modificaciones a la misma Ley Federal de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria. El objetivo del Presidente: manejar el Presupuesto en caso de “emergencia económica”, sin tener que pasar por la aprobación de la Cámara de Diputados.

De inmediato saltó la oposición y los especialistas en finanzas públicas.

CONSTITUCIÓN: DIPUTADOS
REVISAN EL PRESUPUESTO

Por mandato constitucional (artículo 74 de la Carta Magna), es la Cámara de Diputados la que tiene la facultad de aprobar anualmente el presupuesto. Y todos los años, los diputados, en el último tercio del año, debaten, analizan y negocian el presupuesto de la federación. Es un tema de equilibrio de poderes. El Ejecutivo propone y el Legislativo dispone.

Pero, ante la crisis del coronavirus y baja del precio del petróleo, el presidente López Obrador plantea otra alternativa. Tiene como objetivo mantener sus proyectos de infraestructura de la 4T (Tren Maya, Dos Bocas, aeropuerto Felipe Ángeles, Transístmico). Considera que estos proyectos generarán 2 millones de empleos. Pero no quiere endeudarse. Prefiere reducir el gasto del gobierno y reorientar el presupuesto.

EQUILIBRIO DE PODERES

No es la primera vez que bajan los ingresos a un Presidente. La diferencia es que ahora el gobierno de López Obrador respondió con un decreto para no pasar por el filtro de los diputados. No se conformó con la respuesta hacendaria, a cargo de Arturo Herrera, de una baja presupuestal y una negociación presupuestal con los diputados.

Una reacción interesante al decreto de López Obrador ha sido la de México Evalúa. Considera que el decreto va en contra del equilibrio de Poderes de la República. En cambio, México Evalúa y varios analistas, proponen elaborar un “Presupuesto suplementario”, como se hace en Francia. Se trataría de tener un formato independiente, donde se explique la necesidad de recortar y reorientar el gasto. El Ejecutivo tendría sus cambios, pero también límites al pasarlos por la consideración de la Cámara de Diputados.

MARIO DELGADO, DEFINIR
EMERGENCIA ECONÓMICA

La respuesta lopezobradorista a estos planteamientos tuvo acuse de recibo en voz de Mario Delgado, líder de Morena en la Cámara de Diputados. Mario, de entrada, rechazó las críticas, por venir de la derecha. Y más bien propuso que se defina lo que es “emergencia económica”, y bajo dicha definición el Ejecutivo pueda modificar el presupuesto sin la aprobación de los legisladores. Pero cuando el presupuesto requiera de una “cirugía mayor”, entonces se tendrá que pasar por la aprobación de la Cámara de Diputados.

El presidente, con “la emergencia económica”, podría sostener sus proyectos de la 4T (el Tren Maya, Dos Bocas, aeropuerto Felipe Ángeles, Transístmico), crear 2 millones de empleos y reducir gastos en el gobierno, sin la aprobación de la Cámara de Diputados. Para el gobierno es indispensable. Para otros vulnera el equilibrio de poderes.


Este artículo fue publicado en Excélsior el 30 de abril de 2020, agradecemos a José Yuste su autorización para publicarlo en nuestra página.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password