Cinque Terre

Rafael Hernández Estrada

[email protected]

Fundador y consejero nacional del PRD, fue su diputados federal y representante electoral. Se desempeña como asesor parlamentario y analista político.

Bartlett y Cienfuegos a la Cumbre de las Américas

Para emperifollar el giro patriótico y antiimperialista que recientemente ha tomado el discurso de Andrés Manuel López Obrador, nada sería más indicado que éste comisionara a Manuel Bartlett y al general Salvador Cienfuegos para que lo representen en la próxima Cumbre de las Américas que se realizará el 12 de febrero en Los Ángeles, California.

Pese a que Donald Trump evidenció de fea manera al presidente de México (dijo que se había doblado al destinar 26 mil elementos de la Guardia Nacional para contener las caravanas de migrantes centroamericanos) y quizá en un intento de disimular lo anterior, el inquilino de Palacio Nacional relanzó al antiimperialismo como parte de su narrativa. En defensa de la autodeterminación de los pueblos de América Latina, reclamó el cese del bloqueo económico contra Cuba y anunció su ausencia de la Cumbre de las Américas, si es que no eran invitados a la misma el dictador de la isla y los de Nicaragua y Venezuela.

Para subrayar el giro nacionalista (no se vaya a pensar que es pura demagogia), López Obrador tendría qué nombrar como sus representantes en tan importante foro internacional a destacados defensores de la Patria como Bartlett y Cienfuegos. Manuel Bartlett Díaz recientemente fue distinguido por la porra cuatroteísta con el mote de “Enorme Patriota”. Nadie más indicado que este político de raigambre salinista para defender los intereses de pueblo mexicano y de Latinoamérica toda, nadie como él para representar los valores soberanos, al menos como los entiende el inquilino de Palacio Nacional.

FOTO: MARIO JASSO /CUARTOSCURO.COM

Hombre de armas, de larga y destacada carrera en la defensa nacional (fue titular de la SEDENA durante el sexenio de Enrique Peña Nieto), el general Salvador Cienfuegos fue arrestado en territorio norteamericano en octubre de 2020. Pero resultó tan vital para la soberanía de nuestro país, que el propio Presidente de la República gestionó su liberación de las garras del imperialismo. “La Fiscalía resolvió que no procede la acusación que la DEA le fabricó al general Cienfuegos”, anunció el titular del Ejecutivo el 15 de enero de 2021, luego de una sesuda, profunda y expedita investigación emprendida por la Fiscalía General de la República (a cargo de Alejandro Gertz Manero, otro insigne de la transformación). ¡Así es como se defiende a la Patria de cualquier “extraño enemigo”!, como lo ordena nuestro himno nacional (me pongo de pie).

Contra la idea de designar como representantes a estos dos próceres se argüirá que la representación de México en los foros internacionales corresponde por ley a la Secretaría de Relaciones Exteriores. Pero en la administración que encabeza López Obrador es común que, como en algunos equipos de futbol, los funcionarios cambien de posiciones de acuerdo con los ánimos y los manejos presidenciales. Así es como el desastre del Tren Maya quedó a cargo de un fondo de promoción turística, los puertos los administra la Marina armada, el servicio de policía está en manos de los militares. Los trabajadores sociales profesionales fueron apartados para que los programas sociales quedaran en manos de un ejército electoral bajo el mando directo del Presidente, de la misma manera que los servidores de la nación coordinaron la campaña de vacunación contra el Covid-19, excluyendo a los médicos y enfermeras del sistema nacional de salud. Bueno, hasta el mismo canciller se ha visto ocupado en conseguir pipas para Pemex (¿dónde estarán?), vacunas, medicamentos y otros enseres. En este gobierno, las facultades legales no son obstáculo alguno, pues como dijera el propio Presidente el pasado 6 de abril: “No me vengan con que la ley es la ley, no me vengan con ese cuento”.

FOTO: GALO CAÑAS/CUARTOSCURO.COM

Sin embargo, quizá el obstáculo para una representación patriótica como la aquí sugerida sea de tipo penal, pues los propuestos serían arrestados al pisar suelo estadounidense: el “Enorme Patriota”, para que declare ante el juez que lleva el caso de Enrique “Kiki” Camarena, el agente de la DEA asesinado por narcotraficantes mexicanos en 1985 (cuando Bartlett era Secretario de Gobernación de Miguel de la Madrid), en tanto que, para la justicia estadounidense, están vigentes la orden de aprehensión y los cuatro cargos por delitos de tráfico de drogas contra el general de división rescatado por López Obrador. Ni modo.

Cincelada: Claudia Sheinbaun y sus corifeos buscan un perito que esté dispuesto a firmar que la causa-raíz del accidente de la Línea 12 fue la ley de gravedad.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password