Cinque Terre

José Yuste

[email protected]

Analista financiero.

Banco de México, en la mira de la 4T

El gobierno lopezobradorista montó en cólera cuando vio el nuevo pronóstico de crecimiento del Banco de México. El banco central bajó la proyección de crecimiento para este año. La redujo de un rango de 1.7%-2.7%, a uno de 1.1%-2.1%. En ese momento empezó la crítica al instituto central: que si no tomaba en cuenta los esfuerzos del actual gobierno, que si no lograba ver otros indicadores, que había otras variables para analizar. Pero fueron dos personas claves de la Cuarta Transformación quienes criticaron al Banco de México. Por un lado, el vocero presidencial, Jesús Ramírez, y por el otro, el líder de Morena en el Senado, Ricardo Monreal.

RAMÍREZ Y MONREAL, ENTRE INDICADORES Y PRONÓSTICOS

Jesús Ramírez, quien (hay que decirlo) ha buscado ser un vocero abierto de la Cuarta Transformación, de plano habló hasta de una reforma al Banco de México para que también presente indicadores de bienestar.

Recordemos que el banco central tiene un mandato constitucional claro y preciso: cuidar la inflación y preservar el valor adquisitivo de la moneda.

Sin embargo, para el vocero presidencial, el Banco de México también podría incluir indicadores de bienestar para analizar la calidad de vida de la población.

Ramírez sí planteó cambiar el mandato del Banco de México, e incluso esbozó que podría darse una reforma constitucional para lograrlo.

Es sólo una sugerencia, remató el vocero presidencial.

Otro hombre clave de la Cuarta Transformación, Ricardo Monreal, líder de Morena en el Senado, dejó claro que no le gustó ni le creyó al pronóstico del banco central autónomo. Monreal fue más claro en su mensaje a través de Twitter: “Todos tenemos un rango susceptible de equivocación. Yo creo que la predicción del Banco de México, respetándolo como institución, no va a ser certera en esta ocasión”.

LA IMPORTANCIA DEL MANDATO ACTUAL

Sin duda, el instituto central despertó reacciones inusitadas en el gobierno de López Obrador al dar a conocer su nueva proyección de crecimiento. Recordemos que el Presidente ha dicho que su gobierno llevará a la economía a crecer por encima del 2% este mismo año y que su estimación sexenal se mantiene para lograr un crecimiento anual en promedio del 4 por ciento.

Para la Cuarta Transformación queda claro que el Banco de México no colabora en la generación de expectativas del crecimiento que quieren. El problema es que Banxico, gobernado por Alejandro Díaz de León, hace bien: es autónomo. De ahí el valor de sus pronósticos económicos y financieros, pues son independientes y cobran veracidad. Sin embargo, lo preocupante es querer meterle mano al Banco de México en su mandato constitucional autónomo, que hoy es preservar el valor adquisitivo de la moneda, al bajar la inflación. Querer que el banco central vea indicadores de bienestar o que vea las fuentes de crecimiento es un sinsentido. Claro que el Banco de México ayuda al crecimiento, al mantener un entorno estable. Pero para crecer mucho más o tener indicadores sociales, de bienestar o felicidad, están otras instituciones públicas. Debemos tener cuidado con meter mano al banco central autónomo, porque ahí estaremos jugando con fuego. Y, si se va la estabilidad… agárrense.

LOS TUITS DE BANXICO

El Banco de México ha tenido una política de apertura desde hace meses, y ahora, con la llegada de los nuevos subgobernadores, Gerardo Esquivel y Jonathan Heath, vaya que hay actividad surgida del banco central vía Twitter. Debemos decir, el banco central tiene su propia cuenta de Twitter que, por cierto, es bastante útil: da cifras, comunicados, estudios del día y hasta el tipo de cambio. Es un ejercicio de transparencia. Y en cuanto a Esquivel y Heath, sinceramente, a mí me gustan sus tuits, son divertidos, son de análisis y lo único que deben seguir haciendo es recordar que son a título personal. Los otros miembros de la Junta de Gobierno, iniciando por el gobernador Alejandro Díaz de León, siguiendo por Irene Espinosa y Javier Guzmán Calafell, no son tan tuiteros, pero sus posturas públicas son publicadas por el Banco de México. Y ello es lo que cuenta, que sus decisiones sean… públicas.


Este artículo fue publicado en Excélsior el 6 de marzo de 2019, agradecemos a José Yuste su autorización para publicarlo en nuestra página.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password