Cinque Terre

José Yuste

[email protected]

Analista financiero.

Avión caro, pero con rendimiento político

El avión presidencial tiene dos formas de verse. En lo financiero, ha salido caro mantenerlo en San Bernardino, Estados Unidos, para esperar una tediosa venta que después de un año, simplemente no se da (con todo y doce interesados). Pero en lo político el rendimiento es totalmente distinto. Para López Obrador, el avión presidencial, desde su campaña, fue el ejemplo del lujo, corrupción y dispendio que el pueblo de México no se merece. Todavía ayer, el Presidente recordaba los lujos del avión que solicitó Felipe Calderón y que utilizó Peña Nieto: cámara con cama king-size, baño con regadera, caminadora para hacer ejercicio.

SÓLO PARA UN JEQUE O MULTIMILLONARIO

El avión presidencial, llamado José María Morelos y Pavón, no se puede vender. Y no se puede vender porque el Boeing 787, Dreamliner, que empezó a operar desde el 2016, sólo podría ser adquirido por un jeque árabe o un multimillonario. Una aerolínea comercial, para usarlo, debería de remodelarlo. Y los expertos aeronáuticos hablan de que la remodelación para hacerlo comercial tendría un costo de entre 10 y 20 millones de dólares.

Ahora, después de un año y con el costo de 30 millones de pesos por mantenerlo en San Bernardino y darle mantenimiento, el avión presidencial está en oferta. Incluso el presidente López Obrador dijo que acepta pagos en especie y que sí se le ha ofrecido al gobierno de Washington, de Donald Trump.

LO COMPRÓ CALDERÓN POR 114.6 MDD

El avión presidencial nos costó 114.6 millones de dólares, según dio a conocer la administración de Peña Nieto. Banobras lo compró con descuento del 50%. Su precio de lista era de 230 millones de dólares. Lo compró Calderón en noviembre del 2012. Se hizo en medio de una compra de varios Dreamliner que hizo Aeroméxico y fue en un proceso de arrendamiento.

Mantener el avión presidencial en tierra durante un año para venderlo ha sido un mal negocio. Pero al presidente López Obrador sí le ha dado un gran rendimiento político y cada vez que se refiere a él, recuerda los lujos y dispendios de administraciones pasadas. Administrativamente, sería mejor utilizarlo. Ahora, hay que decirlo, López Obrador no mintió: no lo va a utilizar.

ARTURO HERRERA: ESTAMOS GASTANDO DESDE ENERO

El secretario de Hacienda no quiere que le pase lo del año pasado, cuando al iniciar la administración, entre que agarraba todas las riendas, se tardó en gastar. Ahora hemos empezado a gastar desde enero, nos dice Arturo Herrera. El secretario de Hacienda, acaba de iniciar el año con el pie derecho: con dos colocaciones en mercados internacionales, una por 2,300 millones de dólares en dólares, otra por 1,750 millones de euros, y ambas con las tasas más bajas, lo que ayuda al refinanciamiento de la deuda. En deuda vamos bien, pero en crecimiento mal. Por eso necesitamos gastar desde enero. Herrera nos recuerda que la SCT ya ha asignado el 74% de todo su presupuesto carretero…, apenas en enero. Esperemos sí venga la mejor recalendarización del gasto.


Este artículo fue publicado en Excélsior el 15 de enero de 2020, agradecemos a José Yuste su autorización para publicarlo en nuestra página.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password