Cinque Terre

José Yuste

[email protected]

Analista financiero.

Aviación en la mesa política de la Segob; sin Categoría 1, ¿y la Agencia de Aviación?

Las alarmas se prendieron en el gobierno obradorista. El presidente López Obrador debió llamar a Adán Augusto López, secretario de Gobernación, para retomar las pláticas entre el sector aéreo y las autoridades. El problema: el secretario de Gobernación es un buen operador político. Pero aquí estamos hablando de temas técnicos, de seguridad aérea, de capacitación técnica, de rediseño del espacio aéreo. ¿Adán Augusto sabrá de esto?

A las 5 de la tarde, Augusto López, acompañado del secretario de la SCIT, Jorge Arganis, y de Rogelio Jiménez Pons, subsecretario de Transporte, inició en Bucareli las pláticas con la industria aérea. Y, desde luego, ahí estuvieron los representantes militares del Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles (AIFA). La reunión fue con los directores de Aeroméxico, Andrés Conesa; de Volaris, Enrique Beltranena, y de VivaAerobus, Juan Carlos Zuazua.

Al momento de que la reunión fue en Bucareli, desde luego que subió de nivel. La 4T envía el mensaje de que le están dando importancia.

PEEERO ES UN TEMA TÉCNICO, NO POLÍTICO

Vaya, para la foto está bien. Están los secretarios de Gobernación, de la SICT, militares y directivos de Aeroméxico, Volaris y VivaAerobus. El problema es después de la foto.

Adán Augusto iba con una intención: buscar seguridad para el nuevo espacio aéreo diseñado por los Seneam, para dar cabida al Aeropuerto Felipe Ángeles.

No es para menos. No pueden repetirse los “incidentes graves”, donde un avión que está a punto de aterrizar (el Volaris VOIS 799, procedente de Mazatlán), el sábado pasado, de repente y por pericia de su tripulación tiene que reemprender el vuelo para no chocar con un avión estacionado en la pista.

De estos incidentes graves, la IATA (Asociación Internacional de Transporte Aéreo) lleva contabilizados 17, de abril del año pasado a abril del presente.

La SICT, a cargo de Jorge Arganis, debió ceder su cabeza de sector nada menos que a Gobernación. Y de haberse realizado la reunión entre la industria y gobierno en la SICT el sábado pasado, pasó a Bucareli, en la Segob.

AGENCIA DE AVIACIÓN CIVIL ESTÁ EN SUS MANOS

Las aerolíneas piden que las autoridades funcionen. Resulta que la Agencia Federal de Aviación Civil, a cargo del general Carlos Antonio Rodríguez Munguía, no ha cobrado el papel que debió tener como autoridad. A pesar de las fallas y quejas en contra de los Seneam, la Agencia de Aviación Civil, como máxima autoridad, no llevó adelante cambios ni llamadas de atención.

La Agencia Federal de Aviación Civil sustituyó a la extinta Dirección General de Aeronáutica Civil (DGCA) y de ella dependerá si las autoridades estadunidenses regresan a la aviación mexicana la Categoría 1.

Hasta el momento, la FAA (Federal Aviation Administration) mantiene la degradación a Categoría 2 de la aviación mexicana, por lo que no pueden existir nuevos vuelos ni nuevas rutas ni más frecuencias hacia aquel país. ¿Adán Augusto hará el milagrito? Todavía no lo sabemos.

VOLARIS LES RECUERDA EL ENTRENAMIENTO

Por lo pronto, Enrique Beltranena, director de Volaris, sí pintó su raya con las autoridades, como diciéndoles aquí sí hay entrenamiento y capacitación. Explicó: “Gracias al entrenamiento de nuestros pilotos y a su impecable seguimiento de los procesos, ningún pasajero o tripulante estuvo en riesgo durante la situación reportada en el AICM la noche del 7 de mayo”.

Qué enorme diferencia con la falta de entrenamiento y capacitación en los órganos de supervisión. Incluso, por una de las razones que la autoridad estadunidense (FAA) degradó a México es porque los inspectores mexicanos no entendían bien el inglés para poderse comunicar con los aviones.


Este artículo fue publicado en Excélsior el 10 de mayo de 2022. Agradecemos a José Yuste su autorización para publicarlo en nuestra página.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password