Cinque Terre

José Yuste

[email protected]

Analista financiero.

Autos chocolate vs. los legales ambiciosos

A la voz de córranle paisanos, el presidente López Obrador invitó a los michoacanos, que tienen familia en Estados Unidos, a traer autos chocolate y regularizarlos antes del 31 de diciembre.

“Todos tienen derecho a ser felices”, dijo el mandatario, al señalar que las familias de los paisanos no tienen dinero para comprar un auto nuevo, y con un autos chocolate podrían trabajar y llevar a los niños a la escuela.

“No sean ambiciosos”, les recetó el mandatario a los vendedores legales de automóviles, que, de manera lógica, se han opuesto a la entrada de vehículos de contrabando.

POR SÓLO 2,600 PESOS

El tema es el siguiente: Por sólo 2,600 pesos, cualquier persona podrá regularizar un auto de contrabando, ahora en Michoacán, pero también en los estados para los que se creó el Decreto Automotriz, desde Baja California, Sonora, Chihuahua, Coahuila, Nuevo León, Tamaulipas y Baja California Sur.

Es cierto. Los automóviles nuevos pueden ser caros. Entonces, ¿por qué no crear un programa de incentivos fiscales para que las personas puedan adquirir un vehículo nuevo, formal?

En cambio, aceptas los automóviles chocolate, sin historial, que son chatarra, de contrabando, ilegales, promoviendo  la red de contrabando del país. Al final golpeas a la economía formal, la que paga impuestos, hace los trámites oficiales, genera empleos y paga seguridad social a sus trabajadores.

Los autos chocolate siempre (es una regla) son un tema político-electoral. Y siempre los gobernadores piden legalizarlos. Quedan bien con la clientela política, que se hizo de un automóvil a una cuarta parte del precio.

Por si fuera poco, recibes pura chatarra de EU. Son autos descontinuados, basura ambiental para EU, y ya sin piezas disponibles en el mercado, los mandan para México.

A la familia compradora de autos chocolate les funciona un año, luego los tiran. No hay piezas.

HAY FALTANTES EN AGENCIAS Y CAÍDA EN VENTAS

El presidente López Obrador abre la legalización de autos de contrabando, cuando las ventas han caído desde el 2016. En aquel año se vendieron 1 millón 600 mil vehículos. Este año a duras penas se venderán un poco más de 1 millón.

Para acabarla de amolar, en momentos cuando hay faltantes en las agencias: no hay modelos.

La crisis de los chips ha llevado a una menor producción automotriz. Hay listas de espera de dos, tres o hasta cuatro meses para conseguir vehículo. Y claro, los precios de los automóviles han aumentado 8% en el último mes.

Pocas ventas, modelos más caros, una industria que no levanta desde 2016.  ¿Por qué no acercarse a la industria y tener un programa de compra para los paisanos? Ahí están las asociaciones gremiales: AMDA, la Asociación Mexicana de Distribuidores Automotores, presidida por Guillermo Rosales. AMIA, la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz, que son las armadoras, presidida por José Zozaya, y la INA, Industria Nacional de Autopartes, presidida por Oscar Albin.


Este artículo fue publicado en Excélsior el 06 de diciembre de 2021. Agradecemos a José Yuste su autorización para publicarlo en nuestra página.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password