Cinque Terre

Rubén Cortés

[email protected]

Periodista y escritor.

Aurelio Nuño y el coche de carreras

El Secretario de Educación aplicó esta quincena descuentos a 72 mil 648 maestros que no impartieron clases el 2 de octubre. ¿Cuánto en dinero? 38 millones 377 mil 794 pesos. ¿Cuánto en percepción? Un apretón de cuello que empieza a asfixiar a la CNTE.


Sí: al llegar Aurelio Nuño a la SEP, el 27 de agosto, ésta acababa de ser pavimentada como supercarretera para llegar hasta donde su titular aspire, pero para eso es necesario no sólo el coche, también el conductor idóneo.


Nuño asumió tras la desaparición del IEEPO controlado por la CNTE y con órdenes de captura obsequiadas contra 15 líderes. Maneja, también, un alto presupuesto, aun con los fuertes recortes: 299 mil 359 millones 767 mil 432 pesos para 2016.


Pero ha demostrado no sólo pericia, también energía como encargado de la reforma más importante de las 13 del Presidente Peña: la dirigida a establecer reglas claras y precisas para que quien esté en el magisterio (o quiera estar) lo haga con base en trabajo y méritos.


A los dos meses de asumir, la CNTE lo quiso calar con un “paro nacional” de clases que el flamante secretario redujo a que apenas cuatro por ciento (ocho mil 307) del total de los 207 mil 682 planteles del país cerrara puertas a los niños.


“Calar”, esa vieja práctica de nuestra política que recuerda un conflicto laboral entre el expresidente Alemán y quienes querían un aumento salarial: él ofrecía 15 por ciento y aquellos lo rechazaron con amenazas de huelga.


El mandatario aplicó la fuerza y entonces los líderes aceptaron… 10 por ciento. Después, en una comida de reconciliación, le comentaron: “Pero si nada más lo estábamos calando, señor Presidente”. Alemán contestó: “¡Pues ya me calaron, hijos…!”


Los tiempos cambiaron, los métodos también. Lo que no debe sufrir alteración es la firmeza de un funcionario. Así que Nuño redujo 50 por ciento los salarios de los líderes de la CNTE que no dan clases por “hacer política”. El cabecilla de la Sección 22, Rubén Núñez, gana ahora 51 mil al mes.


Pero Nuño debe demostrar que la Reforma Educativa no es sólo lo que ha sido hasta ahora: una reforma laboral. Debe impulsar una sociedad del conocimiento. Una economía basada en ello es más competitiva y equitativa, detona la innovación y atrae inversiones que generan empleos y más ingresos.


Hace tres décadas, Corea del Sur pasó de país de analfabetas a líder mundial en la sociedad del conocimiento. En 1980 el PIB per cápita de México doblaba al surcoreano; hoy ellos duplican el nuestro y dedican 3.37 por ciento del PIB a innovación, ciencia y tecnología. México, destina el 0.4.


Pues entonces… ahí Nuño tiene un reto.



Este artículo fue publicado en La Razón el 29 de Octubre de 2015, agradecemos a Rubén Cortés su autorización para publicarlo en nuestra página

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password