Cinque Terre

Gerardo Flores Ramírez

[email protected]

El autor es economista y fiel seguidor de Pumas. Ex senador de la República

Asegurados IMSS: confirmación de un mal año

El fin de semana, el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) dio a conocer las cifras sobre el número de asegurados registrados ante ese instituto al cierre del 2019. En lo personal me sorprendió el dato sobre el número de diciembre, pues después de haber visto el desempeño en esta variable en los primeros 11 meses del año, y habiendo revisado el comportamiento histórico de la misma, mi intuición me decía que la pérdida de empleos en el último mes del año pasado sería mayor a la reportada. Pero el IMSS nos indica que no fue así, el duodécimo mes del 2019 fue igual de malo que los diciembres anteriores, no obstante que en aquellos años, el ritmo de creación de empleos en los 11 meses previos de cada año fue mucho mejor.

Ahora bien, ya sabemos que al cierre del 2019, se crearon en México sólo 342,077 empleos nuevos. Frente a 660,910 creados en el 2018, o bien, 801,831 reportados para el cierre del 2017, por citar sólo los años más recientes. Es decir, por más esfuerzos que se hagan para explicar que el cierre del 2019 se encuentra dentro del desempeño promedio del mercado laboral, es evidente que el 2019 fue un año terrible en este rubro, sobre todo si tomamos en cuenta que México no fue golpeado por ninguna crisis externa, así como tampoco ocurrió algún choque interno que permitiera entender el anémico dato del 2019. La tasa de creación de empleos al cierre del 2019 fue de 1.7% anual, mientras que en el 2018 fue de 3.4% y en el 2017 de 4.3 por ciento. Para quienes gustan de comparar el primer año de cada administración, ahí está la tasa de 2.9% registrada en el 2013, el primer año del gobierno del presidente Peña Nieto, o 3.9% registrado en el primer año de la administración del presidente Calderón.

El dato final sobre la creación de puestos de trabajo en el 2019 viene a coronar un año complicado para la actual administración, durante el que hemos visto cómo prácticamente todas las variables que dan cuenta del ritmo de la actividad económica simplemente se fueron deteriorando a lo largo del año. Ya las he mencionado aquí, pero están la Inversión Fija Bruta, la producción de vehículos, la actividad industrial, la inversión pública, la recaudación del ISR y el IVA, el valor de las exportaciones, y el saldo en la cuenta corriente de la balanza de pagos, entre otras.

Por cierto, el dato sobre la Inversión Fija Bruta que reportó ayer el Inegi para octubre pasado, una caída de 1.5% frente al mes previo y una caída de 8.7% en términos reales frente a octubre del 2018, confirma las sospechas de que el cuarto trimestre reportará un desempeño negativo. Lo dije en mis primeras colaboraciones del 2019, el año no pintaba bien, principalmente por la incertidumbre que se estaba generando y que había que tener cuidado porque la economía global se estaba desacelerando. Para fortuna de la administración del presidente López Obrador, la prospectiva de crecimiento mundial para el 2020 ya no es tan pesimista como hace un año. Todo indica que se logrará estabilizar el crecimiento de la economía mundial. ¿Podrá la actual administración corregir el rumbo apoyada en esa mejor prospectiva?


Este artículo fue publicado en El Economista el 14 de enero de 2020, agradecemos a Gerardo Flores Ramírez su autorización para publicarlo en nuestra página.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password