Cinque Terre

Orquídea Fong

[email protected]

Periodista/comunicóloga egresada de la UNAM.

Arte: café intervenido con crema y otros azares que tienen su propia poética

Instalación efímera que revela la fugacidad del placer y la dependencia postmoderna a los estímulos, además del cómo se transforma lo cotidiano en nada. Obra realizada desde una colonia pobre ubicada en el suroeste de la CDMX en abierta protesta des-consumista del café de las cadenas transnacionales y también porque la taza de americano sólo cuesta 15 pesos.


Foto1.- Mesa intervenida por taza (a su vez intervenida por café americano recién hecho), servilletero (intervenido por florecitas) y azucarero, profundamente intervenido ya que no tiene azúcar sino sustituto de crema para café.



Foto 2.- Cuchara para agitar, cubierta por una servilleta. El anónimo barista realizó este envolvimiento inconsciente de las similitudes claras con la represión sexual y el intento de dominio del ello en la vida diaria.



Foto 3.- Café intervenido con crema, en una alegoría del deslizar del tiempo, que se nos va en las manos como arena. La arena aquí se simboliza con el polvito del sustituto de crema. (Cable de audífono atravesado en la foto, en un hecho azaroso que posee su propia poética, que el espectador deberá connotar).



Foto 4.- Intersección de realidades: café-crema-cuchara. Nuevamente el cable del audífono reclama ser visto.



Foto 5.- Cumplida su momentánea función, la cuchara no es necesaria. Este proceso de la instalación enfatiza en la desechabilidad de las personas y los procesos humanos en este sistema cruelmente consumista, en el entorno específico de la cafetería del mercadito.



Foto 6.- Análisis cercano del objeto ahora inútil, dónde se puede apreciar que la cuchara ya había sido previamente intervenida por un lavatrastes pazguato que la talló con una fibra que la dejó toda rayada, contribuyendo así a la obra total que la artista documenta.



Foto 7.- Cruel intervención de la artista sobre el café que ya se encuentra en su panza. Metáfora visual más afilada de la inevitabilidad de la muerte no existe.



Foto 8.- La artista. Intervenida mediante filtros y un poquito de lápiz labial para no verse tan de a tiro.


Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password