Cinque Terre

Angélica Recillas

[email protected]

Licenciada en Comunicación.

A once años de la carta de Cárdenas a Poniatowska, sigue la intolerancia alrededor de AMLO

El 10 de septiembre de 2006, La Jornada consignó declaraciones de Elena Poniatowska, quien aseguró que el subcomandante Marcos, Cuauhtémoc Cárdenas y Patricia Mercado no apoyaron la candidatura presidencial de Andrés Manuel López Obrador por “envidia” a su popularidad y aceptación entre la sociedad.

“Si estos tres personajes se hubieran sumado, si no se hubieran echado para atrás, no habría la menor duda del triunfo de López Obrador” dijo entonces y agregó que el tabasqueño es un gran líder y que no ha habido otro como él en México en 100 años.

Cuatro días después, a manera de respuesta,  Cuauhtémoc Cárdenas le dirigió a Poniatowska una extensa carta, que se publicó en el periódico El Universal. En ella, le explicó a la escritora cada una sus diferencias con López Obrador respecto a cómo entiende cada uno la forma de hacer política y también a nivel de programa de gobierno. Para su argumentación, Cárdenas Solórzano se basó en lo que López Obrador planteaba en su libro Proyecto Alternativo de Nación.

“No me corresponde hablar de las razones de Patricia Mercado ni del subcomandante Marcos para las posiciones que adoptaron durante el proceso electoral reciente, pero puedo asegurarte que no fue la envidia lo que los motivó actuar como lo hicieron, sino que, entre otras cosas, sólo ejercieron su derecho a pensar diferente”, dice la misiva en su párrafo inicial.

A continuación, Cárdenas Solórzano hace un desglose de los puntos con los que difiere del enfoque de López Obrador en cuanto a economía, política exterior y seguridad. Asimismo le cuestiona dar la espalda a una agenda progresista como lo hizo como jefe de Gobierno al bloquear la iniciativa de la Ley de Sociedades de Convivencia, que era el primer paso hacia la legalización de las uniones de personas del mismo sexo.

 “Me preocupa profundamente la intolerancia y satanización, la actitud dogmática que priva en el entorno de Andrés Manuel para quienes no aceptamos incondicionalmente sus propuestas y cuestionamos sus puntos de vista y decisiones, pues con ello se contradicen principios fundamentales de la democracia como son el respeto a las opiniones de los demás y la disposición al diálogo”, expone Cuauhtémoc Cárdenas, que desde entonces es considerado en ese entorno como un “traidor”.

Once años después, la razón de la preocupación de Cárdenas sigue vigente cuando personajes muy allegados a López Obrador como John Ackerman descalifican en automático cualquier crítica en su contra como lo hizo recientemente con el conductor y periodista Javier Risco, quien en su colaboración para el periódico El Financiero el pasado 7 de septiembre, cuestionó la ausencia de respuestas concretas del tabasqueño cuando se le preguntó respecto a la violencia contra periodistas en México durante su participación en una mesa de diálogo en el Woodrow Wilson Center en Washington D.C. Lo acusó de sumarse a la guerra sucia contra el líder de Morena.

Tres días antes, también se lanzó contra el articulista y académico José Antonio Crespo, con quien por cierto en los meses posteriores a la elección del 2006, compartió varios foros en donde ambos coincidían en sus dudas sobre la limpieza del proceso. “Tu discurso es igual al de Televisa”, le dijo en Twitter Ackerman a Crespo, sólo porque éste expresó dicha red social que López Obrador es un político que ambiciona el poder, como todos los que buscan la Presidencia de la República.

Pero esas reacciones son comprensibles cuando el propio López Obrador califica como “prensa fifí” a un diario por una simple columna de trascendidos o como “pasquín del régimen” a otro por ventilar el escándalo de Eva Cadena, aunque luego celebre que ese mismo medio le saque “los trapos al sol” al líder PAN; sus allegados y simpatizantes sólo siguen su ejemplo y lo amplifican. Basta ver las reacciones en redes sociales a cualquier nota que lo critique.

Once años después la lección de la tolerancia al distinto sigue sin aprenderse.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password