Cinque Terre

Regina Freyman

[email protected]

Maestra en Letras Modernas por la Universidad Iberoamericana y profesora del ITESM, campus Toluca

Amo ato matarilerileron

Cuando era niña jugaba al son del canto que da título a lo que escribo, un grupo de niños nos separábamos en dos bandos y con “Amo ato” nos disponíamos a jugar, a hacer “chicharrón” a uno de los participantes. Se trabajaba por eliminación de participantes y mayormente se cantaba y se ejercitaba colectivamente. El juego no era violento y tampoco competitivo, sólo cantábamos, nos movíamos en una coreografía que comenzaba por la división en dos grupos y terminábamos juntos con una rueda. No mucho más. Cuando lamentablemente veo las marchas feministas confrontando a otras mujeres vestidas de policías y atrincheradas en sus escudos plásticos como muñecas de acción detrás de una vitrina pienso en ese juego con dolor ¿Qué nos ha dividido?

El otro día en clase hablando de género y feminismo los niños callaron, eran a quienes más trabajo les costaba participar. Nos da miedo me dijeron, es que me siento confundido, una cosa me dicen en casa, por ejemplo, que sea caballeroso y cuando lo hago con amigas se molestan y no entiendo. Luego hay niñas a las que les gusta que les pagues cuando sales y a otras no, a veces prefiero no invitar a nadie. ¿Por qué tienen miedo mis alumnos?

El otro día que me invitaron a un programa de radio a hablar sobre micromachismos, uno de los participantes -un hombre a quien respeto- aseguró que de ese día en adelante deberíamos todos comprometernos a no cometer ni un sólo micromachismo más. La promesa suena linda pero improbable, ¿por qué no podemos ser realistas?

¿Ficciones?

El otro día salió la nota (después se desmintió) de que se había vetado al personaje de caricatura Pepe Le Pew y un momento después a Miss Piggy por ser considerados promotores del acoso. Al mismo tiempo un multi acusado de violación era proclamado candidato del partido en el poder. Cuando la ficción y la verdad se confunden hasta el ridículo, se censuran personajes de novela, caricaturas y hasta marionetas. Ahora sólo nos quedará Barny, ah no, los dinosaurios se pueden enojar; Rosita Fresita, ups agresión contra veganos; la rana René, explotación animal. Mi infancia comienza a desaparecer, adiós Osito Bimbo por inducir a la obesidad; adiós Le Pew por ser culpable de la violación; adiós, Speedy, te deportaron por ser un grosero estereotipo… mientras por las calles pululan políticos corruptos y violadores y se entonan rolas que alientan violaciones (una cosa es protestar y muy otra no saber interpretar), ¿por qué son más peligrosas las ficciones?

Ismos peligrosos

Sin escucharnos, sin entendernos, intercambiamos a manotazos: populismos, moralismos, censurismos y mal entendemos el feminismo. Si se rompe el diálogo y se instala la condena nos haremos todos chicharrón. Me parece terrible que se tema hablar, que no se pueda decir abiertamente que nos falta aclarar nuestra posición en torno a los nuevos modos de convivencia y por otro lado, permitamos que el peor de los ismos, el autoritarismo nos anule a todos. Se calla a las mujeres cuando manifiestan su dolor; se calla a los adultos por no comprender el nuevo estilo, se calla al hombre porque es culpable sin derecho a aclarar y nos prometemos cosas inciertas para evitar ser señalados. Nos pintamos como santos redentores, como racionales auto controlados y nos alejamos de toda posibilidad de diálogo, intercambiamos un set de reglas por otras nuevas sin examinar de fondo el problema. No nos estamos escuchando, y nos da miedo hablar.

Nos cambiamos de un lado a otro de la línea y el juego sigue igual. No puedo comprender a esas mujeres que hoy callan desde el poder y se coluden con quien manda para no arriesgar su posición. Juegan el juego patriarcal so pretexto de que sólo así se puede llegar. Mientras tanto el miedo sigue por aquí y por allá, la censura se esgrime como gallito de bádminton de un lado y otro de la red. Amo ato matarilerileron ¿Qué nombre le pondremos a este juego del que no podemos escapar?

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password