Cinque Terre

Alberto Monroy

[email protected]

AMLO y Ayotzinapa: tres paisajes, tres conductas; un candidato

AMLO y Ayotzinapa: tres paisajes, tres conductas; un candidato

Entresacamos tres paisajes de la relación entre Andrés Manuel López Obrador y la desaparición de estudiantes de Ayotzinapa; tres episodios sucedidos en 2014-2015, 2017 y 2018. Nos detenemos a escudriñar las diferentes reacciones del candidato eterno y su lucha por conciliar la actuación correcta con el dividendo político máximo posible.

2014. El único verbo que sabe conjugar la política mexicana: Deslindar

Mazón: La conexión AMLO-Abarca

En 2014 los inocultables vínculos políticos de AMLO con Lázaro Mazón y José Luis Abarca, provocan la entronización del primero, como secretario de Salud del gobernador Ángel Aguirre, y del segundo como alcalde perredista de Iguala.

A AMLO se le advirtió en su momento, por pobladores de la zona, y está documentado, que los Abarca estaban ligados al narco en Guerrero; dijo que no se podía meter, pese a ser candidato presidencial y una figura sin duda influyente en la toma de decisiones de candidaturas. Incluso acudió a hacer campaña con ellos, hay registro fotográfico de ello.

Al estallar el escándalo de Ayotzinapa se deslindó y responsabilizó al PRD (del que ya se había salido) pese a que todos sabían que Abarca era propuesta de Lázaro Mazón, a quien Andrés impulsaba en ese momento para gobernador de Guerrero (Luis Antonio García Chávez, en etcétera).

22 de octubre: Lázaro Mazón, virtual candidato a gobernador de Guerrero por el Movimiento Regeneración Nacional (Morena), puso a disposición del Consejo Estatal de ese partido su cargo como “promotor de la soberanía nacional”.

La determinación del exsecretario de Salud de la entidad se debió a los señalamientos que se han hecho en su contra por la amistad con el exalcalde de Iguala, José Luis Abarca, presunto responsable del ataque del pasado 26 de septiembre en ese municipio, que tuvo un saldo de seis muertos y 43 normalistas desaparecidos (Proceso).

3 de febrero de 2015: Andrés Manuel López Obrador y Martí Batres Guadarrama presentaron a Pablo Amílcar Sandoval Ballesteros como precandidato de Morena al gobierno de Guerrero, pese a que en junio pasado el propio López Obrador indicó que su candidato sería Lázaro Mazón.

El pasado 8 de junio, según la página de AMLO, “al fungir como portavoz del Movimiento Regeneración Nacional, Andrés Manuel López Obrador informó que llegaron a un acuerdo los dirigentes de Morena en Guerrero para postular a Lázaro Mazón como candidato a gobernador del estado”.

Sin embargo, tras los hechos del 26 de septiembre en Iguala, donde fueron atacados y desaparecidos 43 jóvenes de la Normal Rural de Ayotzinapa, por lo que fue señalado como autor intelectual el entonces alcalde de Iguala, José Luis Abarca, Mazón fue señalado por el PRD –donde militaba– como el “padrino político” del edil.

Mazón rechazó la acusación, dijo que fue la corriente de los “Chuchos” de impulsar a Abarca, y dijo que estaba dispuesto a que lo investigaran. Sin embargo, su candidatura se cayó. López Obrador presentó a Sandoval Ballesteros como su candidato. Lo calificó como un “extraordinario dirigente en la entidad, quien es hijo del importante luchador social Pablo Sandoval Ramírez y es nieto de Pablo Sandoval Cruz, quien fue un dirigente ejemplar, además cuenta con convicciones y principios, es honesto y podrá representar bien al pueblo de Guerrero” (Aristegui Noticias).

Los “Chuchos” que señala Mazón y que posteriormente Morena acusó de ser los responsables de la candidatura de Abarca en Iguala, a fin de deslindar a López Obrador de todo el incidente, son Sebastián de la Rosa y su grupo; pero dichos personajes ya están en Morena, apoyando a AMLO (Fernando Belaunzarán).

2017. “Cállate, provocador”

“Cállate, provocador”…

El presidente de Morena, Andrés Manuel López Obrador, calló a Antonio Tizapa, padre de uno de los normalistas desaparecidos de Ayotzinapa por cuestionar sus vínculos con el exgobernador de Guerrero, Ángel Aguirre, y el exalcalde de Iguala, José Luis Abarca, y lo tildó de provocador.

López Obrador asistió a un mitin en el sótano de una iglesia de Manhattan como parte de su gira por Estados Unidos para promover una defensa para los migrantes mexicanos que viven en aquel país.

Durante su discurso, dos personas lo interrumpieron para protestar por la desaparición de los normalistas. No obstante, los manifestantes se confrontaron verbalmente con los seguidores del político tabasqueño, lo que provocó una discusión que obligó a terminar con la presentación.

Horas después, se difundió un segundo video de cuando el tabasqueño sale de la iglesia referida y es increpado por Antonio Tizapa, uno de los padres de los 43 normalistas desaparecidos, por sus presuntos vínculos con Aguirre y Abarca. En respuesta, López Obrador lo calla y lo tilda de “provocador”.

En entrevista con Ciro Gómez Leyva para Radio Fórmula, Tizapa posteriormente dijo que su única intención era buscar información sobre el probable paradero de su hijo desaparecido pues “cada padre está haciendo todo lo que puede, de acuerdo a sus posibilidades”.

“En ningún momento lo he sido (provocador), ustedes se dan cuenta de lo que nosotros hacemos acá, en Nueva York, con parte de la comunidad mexicana y personas de otros países que se han unido a la exigencia de nuestros hijos”, expuso.

El vocero de Morena, César Yáñez, comentó también en el espacio radiofónico de Gómez Leyva, que López Obrador no quería hacer ningún comentario al respecto.

Este episodio tiene un epílogo curioso: El martes 14 de marzo el silencio que Proceso y Aristegui Noticias mantuvieron respecto al desencuentro que tuvo AMLO y Antonio Tizapa era ensordecedor, ya que sus notas únicamente se habían concentrado en lo sucedido adentro del recinto cuando un reducido grupo de personas increpó al tabasqueño.

Ante el crecimiento de la discusión del video en las redes sociales, Proceso tomó la decisión editorial de registrarlo la mañana del miércoles 15, con el siguiente título: “¡Cállate!, grita AMLO a padre de normalista desaparecido en Iguala (Video)” y en su nota consigna que el dirigente de Morena pronunció en dos ocasiones esta palabra cuando Antonio Tizapa lo cuestionaba.

Sin embargo, horas después de esta publicación, su reportero Arturo Rodríguez García publicó una serie de tuits en su cuenta personal, donde mencionaba que ante los muchos mensajes que había recibido en el sentido de que López Obrador no decía “¡cállate!” sino “que te vaya bien” se dio a la tarea de “aislar” el audio para llegar a la conclusión de que, en efecto, había habido un error de apreciación.

A manera de “fe de erratas”, Proceso publica el jueves en su sitio web una nueva nota titulada “AMLO no dijo “cállate” a Tizapa sino “que te vaya bien” (Video y audio)” y se vale de un cúmulo de tecnicismos sobre programas informáticos de audio y video, para justificar su nueva decisión de privilegiar la defensa de la figura López Obrador, a su deber ético de informar sobre un momento de intolerancia del tabasqueño frente a la persona equivocada, que llevó al semanario a entramparse entre dos causas que ha abrazado más por razones políticas que periodísticas.

Por lo que respecta a Aristegui Noticias, dejó pasar casi tres días para por fin tratar el asunto con una nota aún más facciosa que la de Proceso titulada: “Editaron audio de AMLO; no dijo “¡cállate!” a padre sino “que le vaya bien” (Videos)”, asevera que el video fue editado, cosa que Proceso nunca mencionó, ni siquiera en la rectificación de su postura inicial; sólo apuntó que se “aisló” el audio para confirmar la supuesta confusión de palabras.

Pero lo que López Obrador sí dijo a su interlocutor fue “no sea provocador”, lo cual basta para confirmar su escasa tolerancia a la crítica y capacidad de respuesta asertiva ante escenarios no previstos, y eso es un hecho irrefutable, del que Proceso y Aristegui Noticias pretendieron desviar la atención al hecho de si se pronunció o no la palabra “¡cállate!” (Angélica Recillas, en etcétera).

2018. “Y dicen que los hombres no deben llorar”…

And the Oscar goes to…

Padres y familiares de los 43 normalistas de Ayotzinapa fueron subiendo ‘casualmente’ al templete donde se encontraba AMLO, en un mitin realizado en Iguala este viernes.

López Obrador arribó a la Plaza de las Tres Garantías alrededor de las 14 horas, con poco más de dos horas de retraso debido al accidente vehicular que se registró sobre la autopista México-Cuernavaca y que provocó el cierre de la vía federal.

Para cuando AMLO anunció que crearía una comisión de la verdad para garantizar el acceso a la justicia de las víctimas y deslindar responsabilidades, el templete rebozaba de familiares de los normalistas, y el tabasqueño aseguró que Iguala se convertiría en un ejemplo de administración de justicia de un gobierno democrático.

A la mitad del discurso, el grupo de padres de los 43 se acercó al candidato presidencial portando gallardetes con la imagen de sus hijos desaparecidos hace 44 meses. Cuando las víctimas se colocaron atrás del tabasqueño, éste atajó con un gesto a su séquito que iba a impedir la acción.

Luego de que el aspirante presidencial concluyera su mensaje, Cristina Bautista Salvador, madre de Benjamín Ascencio Bautista, tomó el micrófono y expresó que la presencia de padres y familiares de los 43 normalistas se debe a un acuerdo para emplazar a todos los candidatos a fijar una postura sobre el caso.

En respuesta, el experimentado político soltó unas oportunísimas lágrimas y señaló que en caso de ganar la elección del próximo 1 de julio conformaría una comisión de la verdad dirigida por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) que sería coordinada por la Organización de las Naciones Unidas (ONU), para esclarecer el crimen y deslindar responsabilidades.

“Vamos a que se conozca todo. No quiero ni deseo ni conviene a ustedes, que viven en Iguala, que cuando se hace referencia a Iguala se esté pensando en los desaparecidos y en horror. Nada de sospecha, justicia”, afirmó.

Abajo, el representante estatal de Morena, Pablo Sandoval Ballesteros, había protagonizado un sainete con militantes de los partidos del Trabajo (PT) y Encuentro Social (PES), a quienes impidió subir al templete, pese a que ambas fuerzas forman parte de la coalición Juntos Haremos Historia.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password