Cinque Terre

Fernando Mejía Barquera

Periodista y profesor-investigador de la Universidad Autónoma de la Ciudad de México.

AMLO, Televisa y Azteca

Uno de los aspectos más interesantes en el tercer intento de Andrés Manuel López Obrador por llegar a la Presidencia de la República es su relación con los dueños de las principales televisoras del país: Emilio Azcárraga Jean y Ricardo Salinas Pliego. En el caso de Televisa la relación pasó de áspera en 2006 y 2012 a tersa en 2018. Con Tv Azteca, AMLO nunca se llevó mal —a diferencia de la pésima relación que la televisora tuvo con Cuauhtémoc Cárdenas—, pero su vínculo actual es casi de romance político.

Influencia perdida

Cuando, en 1997, Emilio Azcárraga Jean asumió la presidencia de Televisa quedó claro que él y la empresa dejarían de ser “soldados del PRI” —como, sin recato, su padre confesó que eran— y que la televisora apoyaría en las coyunturas electorales a quien considerara adecuado para sus intereses. En 2000, cuando soplaban los vientos de la alternancia, Televisa apoyó al PAN, lo mismo que en 2006 (ese año hasta en programas cómicos y telenovelas se hizo propaganda en contra de López Obrador). En 2012 su simpatía por Enrique Peña Nieto fue clara.

Durante la primera década del siglo XXI, la influencia de las televisoras sobre la llamada “clase política” era enorme, al igual que el influjo de la tv en el comportamiento electoral de franjas importantes de la población. La convergencia digital y los cambios en el ecosistema mediático, especialmente el crecimiento de las redes sociales, mermaron esa influencia y obligaron a las televisoras a redefinir su vínculo con los políticos.

Acercamiento

A diferencia de Televisa, en Tv Azteca no se percibió nunca una beligerancia marcada contra AMLO. Incluso, en enero de 2006, cuando el tabasqueño se quejaba de la existencia de un “cerco informativo” contra él, la televisora de Salinas Pliego le vendió tiempo para que, en el horario de 6:00 a 6:30 de la mañana, transmitiera un programa llamado La otra versión. El contrato fue de 20 millones de pesos por 115 programas de 28 minutos.

En enero de 2017, López Obrador anunció la incorporación de Esteban Moctezuma Barragán a su equipo de trabajo. Este ex priista se incorporó en 2002 al Grupo Salinas como presidente de Fundación Azteca, uno de los proyectos estratégicos del consorcio en la búsqueda de legitimación social. La invitación a Moctezuma —estratega “político y cultural” de Salinas Pliego— fue interpretada como un acercamiento de AMLO al dueño de la televisora. En diciembre de 2017, al anunciar el gabinete que lo acompañará en el gobierno, “en caso de ganar la Presidencia”, el candidato de Morena anunció que Moctezuma Barragán será secretario de Educación Pública.

Elogio sin medida

En julio del año pasado, entrevistado por René Delgado (https://www.youtube.com/watch?v=NnxcNpv-Pt0), AMLO mencionó una lista de empresarios que le gustan “por su honestidad”; entre ellos citó a Ricardo Salinas Pliego, Emilio Azcárraga Jean y Olegario Vázquez Aldir (presidente de Grupo Imagen).

El lunes, en una reunión organizada por Kybernus, una filial de Grupo Salinas, AMLO elogió sin medida al dueño de Tv Azteca: “No le quiero hacer la barba, no soy lambiscón, pero me gusta decir lo que pienso (…), el director de esta fundación tiene dinero, pero tiene dimensión social: Ricardo Salinas… Hay otros empresarios… que son traficantes de influencia, no aportan nada y se dedican a saquear, a robar, no tienen llenadera… Es de los empresarios que más leen, porque hay otros que, de plano, no leen ni el periódico… Ricardo Salinas es lector, conoce de la historia y tiene un nivel cultural importante”.

Compromisos

Quién sabe si en los días que faltan para las elecciones AMLO echará flores como estas a Azcárraga y Olegario Vázquez.

No se percibe hasta ahora que las dos principales televisoras hagan campaña contra AMLO. Al parecer, ante la elevada posibilidad de que gane el 1 de julio prefirieron negociar con éste el cumplimiento de una agenda que incluiría, entre otros asuntos, tiempos oficiales, régimen fiscal para radio y tv, y publicidad gubernamental. Incluso, López Obrador dijo el lunes que “no afectará” las concesiones de radio y televisión. Las de Televisa y Azteca vencen en 2021, sin embargo la promesa de AMLO estuvo fuera de lugar porque la renovación ya no le corresponde al Ejecutivo sino al Instituto Federal de Telecomunicaciones. Pero hasta eso les ofreció.


Este artículo fue publicado en Milenio el 31 de mayo de 2018, agradecemos a Fernando Mejía Barquera su autorización para publicarlo en nuestra página.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password