Cinque Terre

José Yuste

[email protected]

Analista financiero.

AMLO, sangre nueva en el Banxico; cuatro posibles cambios

López Obrador todo el tiempo ha dicho que respetará la autonomía del Banco de México. Pero es Carlos Urzúa, quien, de ganar la Presidencia, será su secretario de Hacienda, quien menciona que Andrés Manuel podría incorporar “sangre fresca” a la Junta de Gobierno del Banco de México. De inmediato le podemos confirmar que en todo periodo sexenal, el Presidente en turno tiene la posibilidad de realizar cuatro cambios de integrantes de la Junta de Gobierno del banco central.

En otras palabras, López Obrador, en caso de llegar a la Presidencia, podría cambiar a cuatro integrantes de la Junta de Gobierno, o bien ratificarlos, sin embargo, por lo que dijo Carlos Urzúa, habría cambios.

AL GOBERNADOR DÍAZ DE LEÓN, EN EL CUARTO AÑO DE SEXENIO

El cambio más importante que puede hacer cada Presidente es el del gobernador del Banco de México. Claro que no es un cambio inmediato. Sucede al inicio del cuarto año del sexenio. En este caso, Alejandro Díaz de León, quien fue nombrado banquero central y ha hecho una buena labor, como se ve que no se tentó el corazón cuando fue necesario elevar tasas, o cuando salió a explicar el ciberataque y consolidar medidas para evitarlo, pues Díaz de León podría llegar a ser ratificado o cambiado para el cuarto año del siguiente gobierno. Esto ya lo hemos visto. Por ejemplo, Felipe Calderón decidió sustituir a Guillermo Ortiz, quien ya tenía dos ratificaciones, y hacerlo por Agustín Carstens. Peña Nieto recibió la renuncia de Carstens, quien se iba a dirigir el Banco de Pagos Internacionales, y su candidato fue Díaz de León, actual banquero central.

TASAS DE BANXICO SUELEN NO GUSTAR AL GOBIERNO

Ahora, el problema sería a quién eliges para entrar en la Junta de Gobierno del Banco de México, que como mandato constitucional tiene preservar el valor adquisitivo de la moneda, es decir, permanecer con una inflación baja, y, de ser necesario, elevar las tasas de interés para enfriar el aumento de los precios. Sólo que como sabemos, a los presidentes no les agrada el aumento de la tasa de interés, que es la principal herramienta de la política monetaria. Ahí han venido desencuentros entre el gobierno y el banco central. El gobierno, en particular Hacienda, siempre quiere tener una tasa de interés más baja, mientras que al Banco de México le interesa que la tasa de interés llegue al nivel necesario para preservar el valor adquisitivo del peso mexicano.

CAPÍTULO 6: DOS PUEDEN SER PROFESIONALES DISTINGUIDOS

¿Podría López Obrador sugerir para la Junta de Gobierno a un gobernador o subgobernadores que no conocieran de política monetaria? No, no es tan fácil. En el capítulo 6 de la Ley del Banco de México se establece que “cualquier nuevo integrante de la Junta de Gobierno del Banco de México debe gozar de reconocida competencia en materia monetaria, así como haber ocupado, por lo menos durante cinco años, cargos de alto nivel en el sistema financiero mexicano o en las dependencias, organismos o instituciones que ejerzan funciones de autoridad en materia financiera”. Sin embargo, la misma ley dice que dos de los cinco integrantes de la Junta no necesariamente deben cumplir esos requisitos. Dos miembros pueden ser profesionales distinguidos en materia económica, financiera o jurídica, y si a alguno de ellos los quiere nombrar gobernador, por lo menos deberán haber cumplido tres años como subgobernadores. Es decir, el nuevo Presidente podrá proponer para la Junta de Gobierno a algún académico o consultor conocido.

TERMINARÍAN GUZMÁN CALAFELL, DEL CUETO, ESPINOSA

Carlos Urzúa dijo textualmente a Reuters: “Creemos que es hora de tener sangre fresca”, al referirse a la Junta de Gobierno del Banxico. Ya vimos que tendrían que ser personas con reconocimiento económico, financiero o jurídico. Pero también comprometidos, por mandato constitucional, con preservar la estabilidad de la moneda. Pero ahí entra el debate: el Banxico podría “relajar” la estabilidad de la moneda a cambio de crecer más. Ahí está el riesgo. ¿A quiénes podrían cambiar? De entrada, el próximo subgobernador que termina su periodo es Javier Guzmán Calafell, el 31 de diciembre de 2020. El siguiente subgobernador que concluye es Roberto del Cueto, el 31 de diciembre de 2022, y quien por ser el de mayor edad, en caso de ausencia del gobernador, podría ocupar dicho cargo de manera temporal. También quien terminaría su periodo, pero hasta el 31 de diciembre de 2024, es Irene Espinosa Cantellano, la primera mujer dentro de la Junta de Gobierno del Banco de México. Y claro que en el cuarto año del sexenio sería Alejandro Díaz de León, el actual gobernador, quien terminaría su periodo, el 31 de diciembre de 2021.

MANTENER MANDATO CONSTITUCIONAL

López Obrador ha insistido que respetará la autonomía del Banco de México. Quien sería su secretario de Hacienda, Carlos Urzúa, dice que cuando toquen los cambios de subgobernadores o gobernador podrían “querer sangre nueva” en la Junta de Gobierno. El gran tema es qué tanto el Banco de México se mantendrá defendiendo la estabilidad de la moneda y qué tanto ello podría relajarse a favor del crecimiento económico. Insistimos: el mandato del Banco de México es claro: defender el valor adquisitivo de la moneda… no dejarlo de lado por el crecimiento económico.


Este artículo fue publicado en El Excélsior el 7 de junio  de 2018, agradecemos a José Yuste su autorización para publicarlo en nuestra página.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password