Joyeria de plata mexicana para cautivar
Cinque Terre

José Yuste

[email protected]

Analista financiero.

AMLO, de Pelosi a Kushner por T-MEC

El presidente López Obrador sabía que Nancy Pelosi, la líder demócrata en el Congreso de EU, tenía las llaves del reino legislativo para ratificar el acuerdo comercial en Estados Unidos. Y la exhortó: “Le hago un llamado respetuoso…es el tiempo, es el momento, se puede hacer y yo estoy optimista, muy optimista de que podemos lograr el acuerdo”. México ya no podía ceder más en la negociación con EU, en la adenda, en el añadido del acuerdo comercial, con tal y de que los demócratas lo aprobaran.

Los demócratas querían inspectores laborales que pudieran venir a México. En este punto la contraoferta presentada por Jesús Seade, negociador mexicano, fue crear paneles de solución de controversias laborales. Era imposible aceptar que vinieran inspectores estadunidenses a territorio mexicano a certificar empresas. Imagínese. Si a los inspectores estadunidenses no les hubiese parecido el avance laboral de una empresa, le endilgarían un impuesto. La propuesta de inspectores laborales traía la manzana envenenada del proteccionismo.

PANELES EN LUGAR DE INSPECTORES

Para explicar la nueva contraoferta mexicana, el fin de semana estuvieron Marcelo Ebrard (canciller) y Graciela Márquez (secretaria de Economía) con los senadores. Buscaron sensibilizar al Senado mexicano sobre el acuerdo comercial con una adenda.

El Senado mexicano es el único cuerpo legislativo de los tres países norteamericanos que ya aprobó el acuerdo comercial, el T-MEC. Ahora va a tener que aprobar el añadido laboral, que es vital para los demócratas con gran base sindical y centrales laborales, como la AFL-CIO. México aceptaría una adenda, un último añadido al acuerdo comercial, el cual contendría los paneles laborales trinacionales y, esperemos, la mejoría en la negociación de medicamentos biotecnológicos.

Para López Obrador, el lograr la ratificación del T-MEC es el golpe de confianza a las inversiones privadas que estaba esperando, en una economía que, si bien ha mantenido la estabilidad, también se ha estancado. Si el T-MEC es ratificado por el Congreso estadunidense antes del 20 de diciembre, México lanzará un mensaje de certidumbre a las firmas privadas, que estaban esperando sólo la ratificación para entrar al país o redoblar inversiones. López Obrador echó toda la carne al asador por conseguir la ratificación. Y todo hace indicar que hoy llegan Jared Kushner, yerno del presidente Trump, y Robert Lighthizer, representante comercial de la Casa Blanca, para ultimar la agenda del T-MEC.

DE CAFETERÍAS: NESCAFÉ RETOMA EL PASO

Nestlé es dueña de Nespresso, el segmento Premium, pero en cuanto a cafeterías ha decidido ampliarse en un segmento popular, con las cafeterías de Nescafé, un café soluble. Está retomando su inversión de 800 millones de pesos junto con Corporación Mexicana de Restaurantes (CMR), para abrir 20 cafeterías de Nescafé en el 2020. Van a seguir buscando localización, dice Fausto Costa, presidente ejecutivo de Nestlé México, y seguirán invirtiendo. Sin duda, México es un país clave para la compañía suiza.


Este artículo fue publicado en Excélsior el 10 de diciembre de 2019, agradecemos a José Yuste su autorización para publicarlo en nuestra página.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password