Cinque Terre

José Yuste

[email protected]

Analista financiero.

Aeropuerto-bonos; presupuesto a salvo; amarran TUA; tenedores: no es suficiente

El costo de cerrar el Aeropuerto de Texcoco es elevado. El gobierno mexicano debe pagarle, en primer lugar, a los tenedores de bonos internacionales que financiaron con seis mil millones de dólares el proyecto.

También debe cumplir con los inversionistas de la Fibra E, como afores y fondos de inversión nacionales, otros mil 600 millones de dólares. Y desde luego indemnizar a las compañías constructoras. Sin embargo, la deuda más complicada del Aeropuerto de Texcoco, es la primera, la de tenedores de bonos internacionales porque, de cumplirles, el gobierno de López Obrador podrá demostrar que honra los compromisos de pago. Y ello es importante para mantener abiertas las puertas del financiamiento nacional e internacional.

SALDRÁ DE LA TUA, NO DEL PRESUPUESTO

El secretario de Hacienda, Carlos Urzúa, y el subsecretario del ramo, Arturo Herrera, encontraron un mecanismo inteligente para cumplir con los pagos a los tenedores de bonos, y que les permita no contaminar el presupuesto 2019.

Es decir, del presupuesto 2019 no saldrá un centavo para hacer frente a la deuda del Aeropuerto Texcoco. Todos los pagos vendrán del propio proyecto, que ya había levantado dinero por las colocaciones, así como por… ingresos futuros de la Tarifa por Uso Aeroportuario (TUA).

El costo financiero que tendremos los mexicanos al pagar el Aeropuerto de Texcoco, será con la TUA, pues para garantizar el pago a los tenedores de bonos la Secretaría de Hacienda tuvo que garantizar que el cobro de la TUA del Aeropuerto Benito Juárez se iría a los tenedores de bonos.

Ya de por sí, la TUA es elevada. A cada pasajero por vuelo internacional se le cobra 44.07 dólares de TUA, y a cada pasajero nacional, 23.20 dólares por TUA.

Esta Tarifa Única Aeroportuaria que se cobra a los pasajeros no podrá bajar para poder cumplir con el pago de los bonos del Aeropuerto de Texcoco. Y si el Aeropuerto Benito Juárez deja de tener determinado nivel de ingresos por TUA, entonces se aclara que se podrán cobrar del Aeropuerto de Toluca, y si se construye, el de Santa Lucía (el que quede a 70 kilómetros del actual Benito Juárez).

AD HOC Y HOGAN LOVELLS: MEJORÍA, PERO NO SUFICIENTE

Aun así, ayer por la noche, el Grupo Ad Hoc, representado por la firma de abogados Hogan Lovells, rechazó la oferta. Es entendible: en las negociaciones, claro que todos quieren ganar más. Según Grupo Ad Hoc no se les consultó sobre la nueva oferta presentada (y el gobierno mexicano no tenía por qué hacerlo), y aun reconociendo que hay mayores garantías de pago por parte del gobierno mexicano, señalan que no es suficiente.

Dicen que las garantías, con todo y tener la TUA garantizada del Benito Juárez, relacionada con la del aeropuerto de Toluca y el posible Santa Lucía, todavía no es suficiente para compensar la eliminación de garantías acordadas en el convenio original de Texcoco.

Como vemos, este es un tema de negociación, estira y afloja, y como nos dijo el subsecretario de Hacienda, Arturo Herrera, el gobierno mexicano no quiere litigar en medios, pero de que el Grupo Ad Hoc es el más visible y el que mejor comunica, no hay duda. Y ahí está la presión.

LO MALO: TUA; LO SALVABLE: PRESUPUESTO; LO MALO: HAY COSTO

El costo de haber cancelado el Aeropuerto de Texcoco será mayor al esperado. Se les tendrá que pagar a los tenedores de bonos los seis mil millones de dólares que prestaron, porque la oferta del gobierno mexicano es a la par, es decir dólar por dólar.

Más a quienes se queden o vendan se les ofrecerá un premio de diez dólares por cada mil dólares. La fuente de financiamiento para pagar a futuro será la Tarifa de Uso Aeroportuario, por lo que se empeñan los ingresos a futuro para pagar una deuda de un proyecto que… nunca existirá.  Resumiendo: la reestructuración de deuda del Aeropuerto de Texcoco sí trae un costo financiero, es un costo de utilizar ingresos a futuro a través de la Tarifa de Uso Aeroportuario que se le cobra a cada pasajero, que se eleva con la inflación y se garantiza que sólo podrá destinarse a pagar a los tenedores de bonos.

El lado bueno es que Hacienda sí logró que el presupuesto 2019 no vaya a pagar nada del Aeropuerto de Texcoco. Ni hablar: la cancelación de un proyecto tan bien estructurado como el de Texcoco sí trajo costos financieros, con todo y que la Secretaría de Hacienda buscó que dichos costos fueran menores y no contaminaran el presupuesto.


Este artículo fue publicado en Excélsior el 13 de diciembre de 2018, agradecemos a José Yuste su autorización para publicarlo en nuestra página.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password