Cinque Terre

Javier Solórzano

Adiós a la “mal llamada”

Era cuestión de tiempo para que López Obrador derogara lo que ha dicho es “mal llamada Reforma Educativa”.

Lo que son las cosas; después de los brutales agarrones para aprobar la Reforma Educativa, que tanto le costaron al gobierno, ahora se va a derogar, y López Obrador va a poder hacer una nueva reforma, casi como quiera y sin que nadie meta las manos, de no ser él.

La petición y consulta a su bancada para que se derogue en lo inmediato tiene su dosis de un trámite. No vemos quién en la bancada morenista se vaya a oponer a lo que propone el tabasqueño, quien insiste en la división de poderes, teniendo todo el poder.

La Reforma Educativa es, por mucho, perfectible, pero no está para derogarse. A lo largo de al menos cuatro años se realizaron consultas en todo el país, participaron cerca de 300 mil personas del sector, entre padres de familia, investigadores, estudiantes, profesores y especialistas, tanto nacionales como internacionales.

Hemos insistido en que el proceso inicial de la reforma no fue el indicado. No bastaba con meter a la cárcel a Elba Esther Gordillo, hoy no casualmente presunta aliada de López Obrador, e iniciar por los terrenos burocráticos cargados, de maraña de la educación existente.

El virtual presidente ha insistido en definir a la reforma como “la mal llamada”. No sabemos si  detrás de ello hay un análisis profundo que vaya más allá de algunas críticas válidas acerca de las evaluaciones a los maestros, y por el hecho de haber empezado por el tema administrativo.

Muchos críticos de la reforma, con quienes hemos conversado, son de la idea de que se debe revisar a detalle y sacar lo mejor de ella; que sin duda lo tiene. El futuro secretario de Educación y exfuncionario de TV Azteca, en su momento elogió a “la mal llamada”.

¿No valdría la pena revisarla para ver qué sí y qué no, como lo han planteado el INEE y personajes como Rolando Cordera?

¿Vamos a empezar de cero?

Si la decisión es para no fallar en una insistente promesa de campaña, bien se puede analizar y razonar bajo el ejercicio del poder; pero si se trata de pagar alianzas con grupos que presionan al extremo y quieren seguir con sus privilegios, al paso del tiempo vamos a extrañar a “la mal llamada”.

RESQUICIOS.

Así nos lo dijo ayer, Diego Fernández de Cevallos:

Lo que pasó se veía venir. Los fundamental para mí fue el uso de los aparatos de justicia que el PRI y el gobierno hicieron para atacar a Ricardo Anaya, quien llevaba un gran impulso. Éste fue uno de los grandes factores de la victoria de López Obrador.

Muchos electores en su hartazgo decidieron apoyar a un caudillo. Veremos si el virtual presidente termina siendo lo que hoy dice o acaba siendo lo que ha sido toda su vida. El resultado, en mi opinión, no es algo bueno para el país.

Si la mayoría de los votantes, que no los ciudadanos, decidió ya, veremos qué viene en estos seis años. No deseo que fracase López Obrador, pero el pueblo va a aprender a darse cuenta de que no va ser posible cumplir lo que ha prometido.

No va a bastar con que se le siga rindiendo pleitesía al futuro presidente, como se ha venido haciendo; lo que importa es que cumpla con lo que ha venido prometiendo.

El PAN tiene, efectivamente un gran problema, pero lo debe resolver a puertas cerradas.

CROACIA.

Dos cosas pasaron ayer: a Inglaterra le apareció la juventud propia de sus noveles y extraordinarios jugadores en el peor momento. Ya hay que colocarlos como firmes candidatos a ser campeones del mundo en Qatar, junto con el otro equipo de jóvenes, Francia.

Croacia, en medio de su agotamiento, ha jugado en tres de sus encuentros tiempos extras; es un equipo que conoce muy bien sus momentos en los partidos. Ayer atemperaron el vendaval inglés, con todo y el gol en contra, para después irse apoderando del juego. Si Croacia toma ventaja, no hay manera de quitarle la pelota; les hace a sus adversarios “el torito”, como si estuviera entrenando.

Dignos finalistas, y que se cuide la confiada Francia.


Este artículo fue publicado en La Razón el 12 de julio de 2018, agradecemos a Javier Solórzano su autorización para publicarlo en nuestra página.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password