Cinque Terre

Gerardo Flores Ramírez

[email protected]

El autor es economista y fiel seguidor de Pumas. Ex senador de la República

A la 4T se le complicó el arranque del 2021

Estamos a unos días de que concluya este azaroso 2020, año en el que todos los países han estado expuestos a los choques producidos por la pandemia del Covid-19. Con excepción de China cuya economía logrará crecer alrededor de 1.8% en comparación de 2019, todos los demás países sufrirán una contracción de su economía. Están los que experimentarán una caída que se ubica en un rango de 3.0 a 6.0 por ciento, entre los que se estima se ubicarán países como Estados Unidos, Canadá, Alemania, Japón, Rusia, Polonia, Brasil o Chile.

Por otra parte, están los que sufrirán una caída más acentuada, en rangos entre 8.0 y 12.0 por ciento. En ese grupo encontraremos a Sudáfrica, Colombia, Francia, México, Italia, España o Inglaterra. La magnitud del impacto se explica en algunos por falta de determinación para instrumentar medidas de aislamiento de manera oportuna, por la inadecuada mezcla y tamaño de las medidas económicas para sortear la crisis o por una mezcla de ambas.

De todos éstos, para el cierre del 2021 se estima que Inglaterra, España y México serán los países con el mayor rezago en cuanto a la recuperación frente a lo observado previo a la pandemia. De este subconjunto, Inglaterra y España sí tuvieron un desempeño positivo en 2019, es decir, cuando la pandemia llegó a sus territorios, eran economías en crecimiento. La excepción de todos ellos es México que además de la fuerte caída de 2020, ya había entrado en trayectoria negativa desde el año anterior.

CIUDAD DE MÉXICO, 14DICIEMBRE2020.- A partir de hoy los negocios y establecimientos que no son de primera necesidad cerraron a partir de las 17:00 horas con la finalidad de reducir el número de contagios de Covid-19 en la capital. Las autoridades informaron que está nueva modalidad deberá cumplirse en el primer cuadro de las calles del Centro Histórico, así mismo recomiendan a la ciudadanía usar cubrebocas, mantener sana distancias, realizar una persona las compras de primera necesidad, evitar reuniones y quedarse en casa.
FOTO: GRACIELA LÓPEZ/ CUARTOSCURO.COM

Todo esto ya lo sabíamos en realidad, pero lo escribo para que no se nos olvide, porque nos han repetido hasta el cansancio -desde el gobierno encabezado por el presidente López Obrador- que México adoptó una fórmula distinta, casi innovadora, en términos de política económica. Se nos ha insistido en que ya vamos bien, que ya hay signos alentadores aquí y allá. Basta asomarnos al exterior para ver cómo nos pinta el panorama para darnos cuenta que en realidad estamos casi al final de la fila, en la cola pues.

Algunas muestras concretas de la ruta sin rumbo que ha emprendido la 4T están en el petróleo por ejemplo, donde además de ser irracional la excesiva apuesta por lo energético que está siendo desplazado a un ritmo cada vez mayor por otras fuentes de energía más limpias, es evidente el fracaso, pues lejos de estabilizar la producción e incrementarla, como fue la promesa del presidente al inicio de su gobierno. Al cierre de este año, la producción promedio de Pemex para todo el 2020 estará 200 mil barrilles diarios por debajo del volumen promedio con el que soñaron los de la 4T cuando anunciaron pomposamente el plan de negocios de Pemex para el período 2019-2023. En este contexto de sueños desmedidos se ubica la construcción de ese elefante blanco en el que muy pronto se convertirá la refinería de Dos Bocas.

En el tema del empleo, apenas este jueves 24, el INEGI publicó los resultados de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo correspondiente a noviembre de este año. Lo reportado ahí dista mucho de pintar un panorama muy optimista como lo quieren ver el presidente y su equipo. Para empezar, el número de personas que trabajan menos de 15 horas a la semana se incrementó, mientras que el número de personas que trabajan entre 15 y 48 horas a la semana se redujo en 639 mil entre octubre y noviembre. También, entre octubre y noviembre se registra un incremento en las tasas de subocupación y de informalidad en el mercado laboral en nuestro país y un incremento en el número de mexicanos que requerían de un empleo de tiempo completo, que en noviembre fue de 20 millones 127 mil personas, lo que significa 659 mil personas más que en octubre. Sobre ese escenario de exceso de oferta laboral es que el gobierno federal promovió y aprobó, en el seno de la Comisión Nacional de los Salarios Mínimos, el incremento del 15 por ciento al salario mínimo para el 2021 al que nos referimos aquí la semana pasada.

Este panorama se complica, como ya sabemos, por el repunte de la pandemia hacia el cierre de este 2020, que exhibió nuevamente a un gobierno que lejos de comunicar un mensaje claro sobre los riesgos y las medidas necesarias para controlar con mayor anticipación el repunte, lo que habría significado evitar contagios y fallecimientos que hoy ya se acumulan a la estadística. Pero, ante la falta de creatividad y de decisión para apoyar a las empresas, para que pudieran hacer frente al nuevo freno a la economía, el gobierno prefirió aguantar lo más que pudo el nuevo cierre de muchas actividades en la Ciudad de México, priorizando así el dato del crecimiento de la economía o la estadística del PIB, sobre la vida de miles de mexicanos.

Así, bajo este complicado contexto, determinado en gran medida por la incompetencia de un gobierno guiado preponderantemente por ocurrencias y ánimos de grandeza anticipada, más otros tantos de revanchismo, carente de un ejercicio serio de planeación, México entrará de lleno al 2021.

El problema para el gobierno es que se estima que el motor de la recuperación económica de México, el sector externo, tendrá su verdadero jalón hacia el segundo semestre de 2021, lo que en términos electorales le complicará mucho al gobierno estructurar un mensaje contundente de mayor bienestar y de certeza de mejoría para todos. Así que no nos extrañe que al final, a la 4T solo le quede el recurso de inventar algún adversario ficticio que le permita presentarse ante el electorado mexicano como una víctima nacionalista que defenderá la soberanía de nuestro país ante cualquier presión del extranjero.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password