Cinque Terre

Armando Reyes Vigueras

[email protected]

Periodista

2020: ¿Qué vendrá para los medios?

Tras un año lleno de desafíos, los 12 meses que están por iniciar representan una etapa no sólo complicada para los medios de comunicación en nuestro país, sino también definitoria para conocer si la esperada depuración se presenta y con qué magnitud.

Problemas continuos

Si el año que dejamos atrás estuvo caracterizado por despidos, reducción de tirajes, problemas económicos y una ofensiva en contra de los medios críticos, el 2020 se presenta como una continuación de dicho escenario.

El manejo de la publicidad oficial –la clave para el control periodístico en México–, ha sido manejada desde Palacio Nacional con la suficiente destreza para reducir el volumen de la crítica, por un lado, en tanto se alienta el surgimiento de medios afines por otro.

Así, para este año que comienza podemos esperar que continúen los despidos en medios, particularmente impresos, a la par de una restructuración en numerosas ediciones.

Todo lo anterior con el objetivo de sobrevivir.

Es posible que algunos medios encuentren nuevas formas de financiamiento, ya sea gracias a los mecanismos de micro financiamiento que brindan plataformas como fondeadora.com, Patreon, Go-Fund.me y algunas más, así como muros de pago para ciertos servicios o material exclusivo, lo que revaloraría el concepto de independencia.

También el actual contexto de crisis que muchos medios atraviesan hará que, por fin, se trabaje más en el espacio digital, buscando no solo atraer a un nuevo público, sino también para reafirmar presencia y alcance.

Sarah Wasko / Media Matters

En este sentido, la publicidad digital podría convertirse en una opción para medios que mantienen una audiencia numerosa a través de sus portales de Internet, aunque en algunos casos se pasaría de depender del gobierno a hacerlo de empresas como Google.

La iniciativa privada tendrá un papel importante, pues podría ser la diferencia entre el cierre de numerosas opciones periodísticas o su renacimiento.

Pero el 2020 será un año también en el que algunas publicaciones, incluso con décadas de historia, nos digan adiós. Existen varios medios que no han sabido ni podido adaptarse al nuevo entorno, ni aprovechar herramientas como las redes sociales y que dependían del dinero del gobierno para existir.

Esto implica no sólo a periódicos y revistas impresos, sino también a canales de televisión, estaciones de radio e incluso a portales de Internet que han surgido como parte de una coyuntura política.

En este sentido, las semanas por venir verán la depuración en nuestro sistema de medios con todo lo que esto implica: reducción de puestos de trabajo, una mayor carga para los que queden y la necesidad de una mayor especialización en paralelo con el desarrollo de nuevas destrezas para los periodistas.

En el terreno de la opinión pública, 2019 fue un año en el que ejercer la crítica se volvió peligroso. En una cara de esta moneda tenemos a los cientos de periodistas agredidos o asesinados, así como los que fueron despedidos por opinar distinto.

El gobierno en sus tres niveles fue no sólo responsable de esta situación, sino además cómplice de quienes buscaron silenciar a las voces incómodas.

La batalla por la opinión pública también se seguirá librando en el 2020, teniendo por un lado a un gobierno que no reconoce errores, sino que busca reducir la cantidad de críticas, gracias a la disminución de publicidad oficial para medios incómodos –pero dando dinero a televisoras, como en otros sexenios, y medios afines–, y a una refinada estrategia en redes sociales para generar una percepción positiva de las acciones del mandatario en turno, a la par de amedrentar a quienes se atreven a disentir, ya sea con insultos o llegando a amenazas y calumnias.

Pero también el año que inicia es una oportunidad para que los medios, gracias al periodismo de investigación, destapen de nueva cuenta algunos escándalos que impliquen corrupción, manejos irregulares de bienes públicos o intentos de manipulación electoral.

La mesa está servida para que los periodistas que investiguen puedan encontrar los rastros de lo que a muchos funcionarios públicos no les gustaría que sea publicado, pues como escribió en cierta ocasión George Orwell, “periodismo es publicar lo que alguien no quiere que publiques, todo lo demás son relaciones públicas”.

Así que nos espera un 2020 lleno de incógnitas que se irán resolviendo en los días por venir.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password