Quiere Yeidckol reforma “inmediata” en financiamiento a partidos, aplicable en 2020

Al tiempo que persevera en fingir que no sabe que existe un mecanismo legal para que los partidos políticos renuncien al porcentaje de financiamiento que decidan, la presidenta nacional de Morena, Yeidckol Polevnsky dijo que su partido quiere una reforma legal “inmediata” para que la reducción de 50% al financiamiento se aplique directamente, ya en el 2020.

En entrevista televisiva concedida este lunes, la morenista repitió su aserto de que su partido “sí sale” con 75% menos de recursos de los que se les ha asignado este año y comentó que “al parecer”, el INE “ya encontró” una forma de que los partidos renuncien a una parte de su financiamiento e indiquen en qué quieren que se apliquen dichos recursos y que ellos desean que su parte se aplique al sector salud.

Lo cierto es que dicho mecanismo tiene años de existir y se llama “renuncia directa” y todos los partidos políticos, con excepción de Morena, lo utilizaron en el 2017 para que parte de sus recursos fueran destinados a apoyar a los damnificados por el sismo del 19 de septiembre de ese año.

En semanas pasadas, Polevnsky dijo que Morena no ha cumplido con su promesa de renunciar al 50% de sus prerrogativas debido a que no existe un mecanismo legal para ello, pero lo hay y ha sido utilizado.

Es claro el motivo por el que Morena finge que no hay manera de regresar recursos: porque al momento, es voluntario y lo que el partido en el poder busca es que se modifique legalmente la fórmula por la que el Instituto Nacional Electoral calcula el financiamiento, de manera que la reducción sea inamovible. Esto reduce fuertemente los recursos que reciben todos los partidos, pero Morena seguirá siendo el que más dinero obtenga.

Desde hace varios días, legisladores morenistas han estado generando debate en torno al tema de una reforma electoral general que cambie la estructura del INE, reduzca la cantidad de plurinominales y reduzca el monto del financiamiento.

Hoy, la líder dijo que con tal de que dicha reducción se aplique de forma inmediata, su partido está dispuesto a simplificar la discusión, para centrarla sólo en el tema del financiamiento.

“Si se mete el acelerador a todo lo que damos, estoy segura que si alcanza a salir y aplicar para el próximo presupuesto”, dijo.

La manera de reducir el financiamiento por la vía de una reforma electoral implica modificar la fórmula mediante la que se calcula el dinero que recibirá cada partido, que se basa en algo llamado Unidad de Medida y Actualización, la cual se multiplica por el padrón electoral.

Una propuesta de reforma en este rubro, presentada por la senadora Lily Téllez el 8 de agosto señala: “El financiamiento público para el sostenimiento de sus actividades ordinarias permanentes se fijará anualmente multiplicando el número total de ciudadanos inscritos en la lista nominal de electores por el 25% del valor diario de la Unidad de Medida y Actualización”, en tanto que la legislación actual dice que se multiplicará por “75% del valor diario de la Unidad de Medida y Actualización”.

En este sentido, el secretario general de Movimiento Ciudadano, Jorge Álvarez Maynez, se pronunció por una reforma al financiamiento que fije un tope, y no que se rija por un criterio de proporcionalidad.

“Nosotros vamos a presentar una iniciativa que fija el tope de financiamiento público a los partidos en 400 millones de pesos. Si Morena pudo ganar una elección presidencial con esa cantidad, ningún partido—ni  Morena—, puede necesitar más. Eso significaría una reducción del 80 por ciento de las prerrogativas y provocaría mayor equidad”.

Respecto a estas propuestas, la senadora del PRI Beatriz Paredes consideró que el tema que tanto Morena como el presidente Andrés Manuel López Obrador han puesto en marcha se trata de un “falso debate”.

“Hay ocasiones en que se generan falsos debates. Un falso debate es si los partidos políticos deben tener financiamiento público o no, porque la pregunta correcta es, si no tienen financiamiento público, ¿quiénes van a financiar a los partidos?”.

“En el fondo, lo que estamos empezando a vivir, de manera soterrada, es una discusión sobre la naturaleza democrática del Estado mexicano y hay que decirle a las cosas por su nombre”.

Si se elimina o reduce el financiamiento público se corre el riesgo de una “privatización de la política”.

“El verdadero debate versa sobre si queremos privatizar a la política, si queremos que los grandes capitales se adueñen de los partidos políticos e incluso si dinero sucio interviene en los partidos”, dijo.

El 6 de agosto pasado, el INE informó que los partidos políticos recibirán 5 mil 239 millones de pesos en el 2020, por concepto de financiamiento público, siendo Morena el partido con mayor cantidad de recursos, con 1 653 millones de pesos. En segundo lugar, el PAN, con 908 millones.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password