La transición de AMLO está inacabada; frente a las corcholatas, yo tengo trayectoria: Ricardo Monreal

 

Considerado como uno de los emblemas de la transformación democrática en México y que representa un ejemplo de la lucha política a favor de la pluralidad y la alternancia, Ricardo Monreal Ávila fue tajante al afirmar que la de Andrés Manuel López Obrador es una “transición inacabada” que no se agotará en un sexenio. De ahí que considere que la sucesión debe darse en un contexto de consulta directa con la ciudadanía porque a diferencia de “las corcholatas, yo sí tengo trayectoria”.

En entrevista exclusiva para Etcétera realizada por el director de esta casa editorial, Marco Levario Turcott, el senador morenista afirmó que a partir del 2018 en que López Obrador, “un hombre formado por los principios de la izquierda y que logró construir Morena” la transición democrática en el país ha comenzado a tomar forma y para ello, dijo, “es necesaria la oposición”.

El también presidente de la Junta de Coordinación Política del Senado de la República aseveró que “uno de los temas claves por los que siempre luchamos, y uno de los propósitos que nos animaba (en el 2018) era la democratización de la vida pública del país, incluyendo procesos internos, elección de candidatos y la inclusión, no la exclusión, que es propio de regímenes autoritarios”.

De esta manera el legislador consideró que el proceso de transición iniciado hace poco más de 3 años está inacabado. “Falta un buen rato y no se agotará en seis años y continuará”. Para Monreal Ávila lo anterior “depende de nuestra habilidad y voluntad política el que continue profundizándose el proceso democrático” siempre y cuando no se cometan excesos. “Si se cometen excesos, si se acude a extremos autoritarios o a exclusiones innecesarias, puede ponerse en riesgo la transición y truncarse y entonces todos los podríamos lamentar”, sostuvo.

En una amena charla donde siempre mantuvo un tono de voz homogéneo, sin exaltaciones ni pasiones ideológicas, el senador consideró que una de las principales tareas de quienes forman parte de la llamada cuarta transformación es que “debemos profundizar el proceso democrático, actuar como demócratas, permitir que la gente decida y que quienes quieran participar lo hagan con libertad y sin exclusión o sin que un símbolo o un discurso o una expresión sea la que te coloque como aspirante preferido o no preferido dentro del juego político de la sucesión.

  • ¿Por qué el presidente no te ha mencionado dentro de las personas a las que él recurrentemente menciona y que ellas mismas generan sus propios entornos para comenzar a hacer campaña? ¿No hay hay ahí una exclusión?

“Conozco a Lopez hace 24 años, desde 1997 y todo lo que hace lo hace meditado. Pocas veces he visto que improvise una acción, un discurso o una acción. Yo creo que él no me ubica dentro del club de las corcholatas. Para no ser peyorativo, no me ubica dentro del club de los que él considera pueden ser sus sucesores porque, quizá me pese mucho, (tengo) mi propia personalidad, mi carácter autónomo, mi independencia de criterio, mi independencia de opinión frente a lo que está pasando en el país”, respondió.

Durante los poco más de 30 minutos que duró la charla entre Ricardo Monreal con Marco Levario, el legislador sostuvo que la transición política que iniciamos en 2018 no se va a agotar en el 24. “Lo sostengo con bases firmes y el hecho de que él no me mencione sí me pesa en el sentido de no estar en el ánimo de un sector que a él lo continúa viendo como su líder natural, su líder no sólo moral sino político, ese sector que es amplio. El presidente es muy fuerte y tiene un grupo de seguidores –en el que yo me encuentro– muy fuerte y numeroso y una expresión de él en la mañanera te excluye, te destruye o te inhabilita o te premia y te lleva a las nubes”, dijo.

“¿Pero tu trayectoria está mucho más allá de una mención en la mañanera?”, preguntó Marco Levario Turcott.

Por eso me he sostenido, respondió Ricardo Monreal no sin antes advertir que de lo contrario  “estuviera totalmente devastado”. Aún así, sin la mención del presiente y con la exclusión de él ,y con la nomenclatura política en contra “estoy en la última encuesta, sea o no creíble, a 14 puntos. Ubican a Claudia (Sheinbaum) en 35, a Marcelo (Ebrard) en 33 y a mí en 14. Pues 14 es un mundo. Yo te diría que en contra del gobierno y de la nomenclatura política, y en favor de tu posición personal, el que 1.4 de cada 10 esté pensando en puedo ser presidente, es un universo enorme y por eso estoy tranquilo”, subrayó.

A pesar de no estar en el ánimo de López Obrador como uno de sus posibles sucesores, el senador afirmó que no se confrontará con el presidente, “aún cuando continúa su discurso con símbolos, lecturas o expresiones de no incluirme en el grupo, en el club que él considera como sucesores o la gente más cercana que pudiera sucederlo”.

Voy a participar

Un Ricardo Monreal equilibrado, firme, creyente de la democracia, de la inclusión, de la pluralidad, afirmó categórico que pese a no ser mencionado por el tabasqueño, “de cualquier forma voy a participar. No me lo pueden impedir. Soy fundador, militante y una persona que ocupa un espacio que ha construido la agenda de la transición política que el presidente se plateó desde hace varios años”.

Al respecto, el director de Etcétera comentó:  “Yo no veo que ellos te hayan excluido.  Veo que tú los excluiste de ellos, porque lo que vemos en este club es que la competencia es sobre quién aplaude más al presidente. De ese club te has excluido. Has luchado al lado del presidente sin estar arrodillado, sin aplaudir y sin gritar ´es un honor estar con Obrador´. Te has excluido del club de aduladores”.

Sobre el particular, Monreal Ávila dijo: Mi historia me sostiene. Soy un hombre con ideas propias y sí aplaudo algunas de las políticas públicas como las de bienestar social, o la separación del poder político del económico que me parece fundamental, o la reconfiguración de la educación en México. En todo eso yo podría coincidir y aplaudir. Hay otras que no. Por ejemplo me parece un error estigmatizar a los adversarios políticos como traidores a la patria”.

Para el líder de la bancada morenista en el senado, la posición de algunos de los dirigentes y legisladores de su partido respecto a la postura de la oposición “se me hace muy fuerte” y aclaró:  “He sido legislador en muchas ocasiones y he sido ignorado, ninguneado y hasta pisoteado. Difamado. Ahora que soy mayoría no puedo hacer lo que ellos me hacían a mí, si no, entonces no tendría sentido el cambio. Si cambiaste para mejorar y reproduces las prácticas del viejo régimen, sólo estás desplazándolo del lugar que estaba. Es decir, el quítate tú porque sigo yo. Yo no creo en eso”.

Para el político, que acumula una larga y exitosa trayectoria en la izquierda mexicana, “los grandes líderes, cuando llegan al poder, lo hacen a través de un proceso de conciliación no de persecución. Es decir, la sociedad exige un proceso de reconciliación porque si tú ahondas en las diferencias y a través de acciones políticas o judiciales en contra de los que te persiguieron, en la sociedad se genera un proceso incontenible de confrontación”.

De acuerdo con el senador, lo anterior genera inestabilidad; “no te genera desarrollo, no te genera progreso y creo, al contrario, en el reencuentro, en el entendimiento racional. Los caminos que nos pueden conducir al mismo propósito son necesarios para que la sociedad pueda avanzar sin odio, sin rencor y con un reencuentro en beneficio del propio progreso de la sociedad”.

Monreal dijo soñar con que “políticamente podamos respetarnos, de que México nos una a otros. Podemos tener diferencias pero no al nivel de la aniquilación, podemos tener diferencias que si nos sentamos a platicar, podríamos coincidir y podríamos llegar incluso al mismo puerto por distintas vías y sumados los dos podemos empujar la barca al mismo puerto y nos facilitará la navegación”.

Al final de cuentas Monreal Ávila consideró que los extremos “no te llevan a ningún camino de entendimiento. Te llevan a la confrontación permanente y te diría como respuesta que en el Senado tenemos acuerdos y hemos logrado juntos sacar las reformas constitucionales que se nos han planteado. Todas, sin excepción, porque hemos dialogado, hemos mejorado las iniciativas, las reformas, las propuestas y hemos aceptado la incorporación de puntos de vista de la oposición que a final de cuentas han mejorado los proyectos de ley o de reforma constitucional y mi posición frente a ellos es de franqueza”.

La oposición es indispensable y ellos lo saben

Un personaje como Ricardo Monreal que ha transitado por varios caminos de la vida política en este país, es capaz de pactar, dialogar, conciliar, acordar. “Me puedo sentar con cualquier coordinador o coordinadora en una camaradería de respeto o en reuniones formales donde saben que lo que acordemos se va va a cumplir”.

El senador aseguró que en política “la palabra es la joya de la negociación” y aseguro que ha logrado ganarse la confianza de la oposición y la oposición se ha ganado la confianza de él.  “Nos ponemos de acuerdo casi en todo. Un ejemplo: hemos sacado las reformas legales y constitucionales con el 80 por ciento por unanimidad. Esto significa que hay un amplio nivel de diálogo y consenso. Sin ellos no se podría hacer y yo sostengo que puedes asumir temporalmente un discurso de polarización, pero no te sostiene”.

El también ex gobernador de Zacatecas, ex delegado en Cuauhtémoc y que ha ocupado escaños y curules en diversas legislaturas, afirmó que “el discurso temporal de confrontación se agota y genera desconfianzas entre grupos y personas que después tardan demasiado para reconstruir. Tengo mucha confianza con los de adentro (Morena) pero construir una reforma constitucional te hace sospechoso con los tuyos”, reconoció.

En este sentido, se deslindó de la campaña orquestada por Morena contra los diputados que rechazaron la reforma eléctrica de López Obrador. “Yo no me sumo y me costó la crítica de nuestro partido. Me dijeron que tenia que seguir la línea política. Me generó animadversión en un sector porque creen que estoy traicionando al no decir que los diputados son traidores a la patria”.

Para Monreal, los legisladores de oposición ejercieron su derecho a no ser reconvenidos ni violentados. “Mal haría que yo los acuse como delincuentes. Están ejerciendo un derecho y si no nos gusta esa es la democracia. No podemos obligarlos a que todos piensen igual y eso es parte de la pluralidad”, aclaró.

Marco Levario Turcott le preguntó: ¿Al presidente no le gusta que seas moderado, pero le conviene que seas moderado?

“Voy a sostenerme porque creo en eso. No soy un personaje de moda. Creo en la conciliación. Fui opositor y fui duro. Creía en lo que estaba defendiendo y en lo que estaba luchando. Ahora este día, precisamente te podría decir que el presidente moderó, actuó con moderación al firmar el acuerdo de estabilidad con el sector económico. Me gustaría más verlo así para sumar a sectores diversos por México. Hizo un esfuerzo para sumar inversionistas, empresarios, sector económico y gobierno en búsqueda de una alternativa que detuviera la inflación y la escalada de precios en beneficio de quienes menos tienen”, señaló.

Al respecto, el senador Monreal aseguró que “México está preparado para una reconciliación, un reencuentro. Me gustaría que la izquierda siguiera gobernando el país y no me gustaría que retornara a los viejos esquemas. Debemos luchar por no satanizar el que pienses diferente porque así se originó Morena. Decía López Obrador: ´aquí caben todos, protestantes, intelectuales, libre pensadores, amas de casa y pueden opinar lo que quieran´. Esa es la esencia de Morena y no ser monolíticos”.

Para Monreal Ávila hoy resulta indispensable reencausar el discurso para no llegar los extremos. “La historia no tiene ejemplos exitosos del extremismo. También respeto a quienes piensan de manera distinta y eso es parte del debate. No cambiaré de opinión. Debemos unirnos todos a superar los desafíos del México moderno.

Se le preguntó si considera que haya posibilidad que dentro de Morena se pueda pensar en una vía más democrática para la selección de su próximo candidato a la presidencia de la república, a lo que respondió:

“No creo en las encuestas porque son retratos del momento y susceptibles de manipulación. Creo en la elección interna, aunque desde el gobierno y Morena han hecho eco del gobierno en el sentido de que no habrá otro método que no sea la encuesta. Seguiré luchando porque vale la pena abrirlo. Si el presidente ha mandado consultas abiertas como método democrático de participación democrática, por qué no ir a una consulta directa y ahí la gente te dirá el peso específico que tienes”, contestó.

Finalmente se le increpó sobre si será candidato con Morena o sin Morena. “Seré candidato con Morena”, respondió antes de advertir que no ha pensado en incorporarse a la oposición para obtener una candidatura presidencial. Lo que sí dijo, es que la oposición se ha fortalecido y ha ido ganando terreno en los últimos años.

“Lo que pasó en la reforma eléctrica fue importante para la oposición que tienen una fuerza real para parar una reforma. Es un aliciente que tienen y que a Morena le debe preocupar. Hay oposición que tiene impacto, influencia, fortaleza y unidad y si se sostienen los 3 (PRI, PAN y PRD) y si se suma MC (Movimiento Ciudadano), hay que tener mucho cuidado”, concluyó.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password