Confirma TEPJF sanción a Fernández Noroña por violencia política de género

A más de un año de que el diputado Gerardo Fernandez Noroña expresó el deseo de “ponerle una chinga” a la diputada Adriana Dávila Fernández por ser “más bocona que la chingada”, el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación sancionó que el legislador incurrió en violencia política de género y debe ofrecer una disculpa pública.

El fallo dictado este 20 de enero confirma la sanción y el dictamen al que ya había llegado el Instituto Nacional Electoral en noviembre pasado.

Según el tribunal, en su disculpa Fernández Noroña deberá reconocer “la comisión de los hechos y la responsabilidad derivada de las expresiones denunciadas” para “restablecer la dignidad, reputación y derechos político-electorales” de Dávila. Además, deberá acudir a cursos de sensibilización en materia de violencia de género impartidos por la Comisión Nacional de Derechos Humanos.

De no acatar dichas sanciones, podría ser inscrito en el Registro Nacional de Personas sancionadas en Materia de Violencia Política de Género, con lo que podría perder el derecho a ser candidato en las elecciones de 2021, si es que el INE ratificase tal medida.

Este miércoles, la Sala Superior del TEPJF dictaminó en torno a las declaraciones hechas por Noroña el 4 de octubre de 2019 en el Congreso de Tlaxcala en torno al tema de la trata de personas.

En la reunión aludió a la diputada panista, originaria de la entidad. “Me comentan que hay una diputada que fue senadora y que está vinculada a este tema y que es más bocona que la chingada, no sé si sea cierto o no, pero en Tlaxcala siguen los problemas, pásenme elementos para ponerle una chinga la próxima vez que abra la boca”.

En respuesta, la legisladora ofreció a los pocos días una conferencia de prensa y presentó una denuncia ante el INE.

 “Derivado de sus comentario y ante los riesgos que ello implica iniciaré los trámites ante las autoridades competentes, tanto federales como locales, para presentar las denuncias que correspondan a fin de protegerme y proteger a mi familia especialmente a mi hija, en el contexto de violencia feminicida que vivimos en México sus palabras cobran relevancia y aumentan el riesgo de sufrir alguna agresión en contra, de quienes como yo hemos manifestado nuestras diferencias sobre su posición ideológica y política, pero también ante el cargo que desempeña corremos el riesgo que su ejemplo arrastre a otros actores tanto políticos como sociales a replicar sus acciones”, dijo.

Durante las diversas etapas del proceso, Noroña presentó diversos argumentos en su defensa. Entre ellos, que lo dicho por él no iba a dirigido a Adriana Dávila (no mencionó su nombre) y que sus palabras fueron pronunciadas en ejercicio de su “libertad de expresión”.

Luego de que el Consejo General del INE resolviera que Noroña incurrió en violencia política de género, los llamó “facciosos” y “Santa Inquisición”. “Además, son absolutamente ignorantes del artículo 61 Constitucional”. Y posteriormente apeló ante el TEPJF, quien este miércoles ratificó lo resuelto por el INE.

Los magistrados resolvieron que fue inequívoco que las palabras de Noroña se referían a Adriana Dávila y por unanimidad se resolvió que la libertad de expresión no puede amparar expresiones así.

Ni el nivel de crítica más intenso le da derecho o cobertura a expresiones que puedan constituir violencia política de género, establece el fallo.

Al resolver el asunto, la magistra Janine Otálora dijo que la violencia política de género “es un obstáculo para que las mujeres ejerzan sus derechos políticos con libertad y dignidad”.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password