Cinque Terre

etcétera

“Tenemos los votos para frenar la locura de la reforma eléctrica”: Xóchitl Gálvez, en entrevista con Marco Levario

La senadora Xóchitl Gálvez afirmó que los partidos de oposición tienen los votos suficientes para frenar la “locura” de reforma eléctrica enviada por Andrés Manuel López Obrador y que pretende restituir a la Comisión Federal de Electricidad el predominio del mercado.

Con la reforma eléctrica de AMLO, que ella llama “reforma Bartlett”, sólo vamos a lograr “energía cara, sucia y escasa”.

En entrevista con Marco Levario Turcott en el espacio informativo de etcétera en YouTube, Gálvez dijo que la propuesta de reforma constitucional en materia eléctrica es “una locura”, está “hecha con las patas” y se justifica con una completa mentira: que los precios de la electricidad se van a reducir.

A pregunta del periodista, Gálvez dijo que por votos, los partidos de oposición tienen los suficientes para que no pase esta propuesta de reforma, pero que ella en lo personal no solo quiere ganar por mayoría, sino también quiere sostener un debate técnico, argumentado e informado.

En una detallada y precisa explicación, la senadora expuso la razón por la cual es imposible que mediante la reforma eléctrica bajen los precios de la luz. “¿Por qué creerle al presidente que la electricidad va a bajar porque él lo dice?”, cuestionó. Sobre todo cuando ha incumplido numerosas promesas.

El presidente está diciendo una gran mentira: no es cierto que puedan bajar los precios de la electricidad si se generan con combustibles fósiles. Y la razón técnica es que la mayoría de las plantas de la CFE son viejas, son por lo tanto, obsoletas, ineficientes, poco confiables, se apagan a cualquier rato porque ya no hay refacciones. Y son de ciclo abierto” que consumen más combustible fósil y desperdicia más energía.

“El ciclo abierto desperdicia una gran cantidad de la energía del combustible, sólo utiliza una tercera parte. Quiere decir que entra aire frío, se mezcla, lo calienta, sale y eso lo queman. Esas son el 90% de las plantas de CFE” y son las que lanzan grandes cantidades de humos a la atmósfera.

Según su explicación, lo que hace inviable la propuesta presidencial se reduce a que la electricidad producida por la CFE es mucho más cara, debido a que se produce mediante tecnología obsoleta y medios mucho más contaminantes, como la quema de combustibles fósiles que implican un elevado grado de desperdicio del combustible.

“La energía producida con gas por la CFE te cuesta 2 mil pesos y la misma energía, por el sector privado, te cuesta de 700 a 900 pesos, porque el sector privado tiene plantas nuevas de ciclo combinado. Esas plantas recuperan la energía y la convierte en vapor y el desperdicio de energía es menor”.

Mientras más energía del combustible empleado se desperdicie para generar electricidad, más cara sale la producción.

“Me gustaría explicarles a los mexicanos por qué no puede bajar la electricidad. No es un tema de voluntad. En el mundo las energías más baratas son las del sol y del viento, por una sencilla razón: porque no necesitas combustible. Por supuesto que se requieren las otras de respaldo… deberíamos tener celdas solares y solo usar de la CFE lo que nos hiciera falta, eso sería lo ideal, para tu economía y para el planeta”.

Se requiere electricidad producida por otros medios como respaldo debido a la intermitencia de las energías solares y eólicas. Esto, a menos de que se empleen medios de acopio, como baterías.

“¿Por qué antes las energías renovables no eran una opción? Porque eran muy caras. La tecnología era muy cara, pero los precios han venido bajando. Ahora, ¿hay un problema de intermitencia? Sí. ¿Cómo lo resuelve Dinamarca que tiene el 90% de energías limpias? Lo resuelve con almacenamiento, con líneas de conducción de corriente directa”, explicó.

Entonces, ¿por qué López Obrador insiste en una reforma de esta naturaleza?

Para la senadora la respuesta es que busca mayor control político.

Así, al tener el control estatal del mercado eléctrico, podrá decidir a quién sí y a quién no le surte de electricidad. “Lo que el gobierno quiere es tener más control y decidir a quién le dan energía y quién no le dan energía”.

Pero, además de que será imposible bajar los precios de la electricidad, como ha asegurado AMLO y la secretaria de Energía Rocío Nahle, están dos facetas preocupantes más: el impacto sobre el medio ambiente y el impacto sobre la economía.

En lo relativo al medio ambiente, la afectación ya se está verificando, puesto que debido a la crisis tecnológica de Pemex, genera exceso de combustóleo luego de refinar gasolinas. Este combustóleo ya casi no puede venderlo (antes se vendía como combustible de barcos), con la consecuencia de que Pemex está perdiendo mucho dinero y tiene grandes excedentes de este combustible, de elevado contenido de azufre.

“Entonces Petróleos Mexicanos se está inundando en combustóleo y ¿qué dijo el presidente? Quémenlo para generar electricidad”, explicó.

El incremento de emisiones contaminantes de las plantas de CFE durante el actual sexenio ha sido documentado por la prensa.

AMLO acusa a gobiernos anteriores de haber dejado a la CFE “en el abandono”, en el retraso técnico, lo cual es verdad, pero la solución que implementó el gobierno de Enrique Peña Nieto fue abrir el mercado para que empresas privadas produjeran y le vendieran a la CFE la electricidad que no lograba producir y que el mercado exige.

Pero para el presidente esto significa el “ninguneo” de la CFE y una traición a la patria. Los motivos técnicos no le interesan.

Xóchitl Gálvez dijo que además de la ambiental, la afectación en materia económica será intensa, ya que la reforma implicará que se cancelarán numerosos contratos vigentes con empresas nacionales y extranjeras. Ello llevará a enormes pérdidas que provocarán que el Estado mexicano sea demandado ante tribunales internacionales, y esas demandas se pagarán con dinero de los contribuyentes.

“A las empresas que se les cancelen contratos, tendrán que parar producción. Si deben dinero a un banco, el banco les embarga activos y los pone en venta. CFE comprará esos activos en venta, pero para ello se endeudará. Esto es un Fobaproa eléctrico”.

Pero como además también se prohíbe a las empresas seguir teniendo sus propias plantas productoras de electricidad, para obligarlas a comprarle a CFE, y la electricidad será más cara, eso significará que los bienes de consumo subirán de precio.

“Ya se nos olvidó, pero se dio permiso porque el gobierno no tenía el dinero y con el TMEC había mucha demanda de productos mexicanos y no había energía, entonces se cambió la ley y se permitió a las empresas producir su energía. ¿A quién crees que le van a cargar el costo de comprar electricidad 70% más cara? El empresario no decidirá perder dinero. Va a subir el pan, los coches, el acero…”.

No queda ahí el impacto: debido a que los productos mexicanos serán producidos con “electricidad sucia”, es muy factible que diversos países impongan a las exportaciones mexicanas un “impuesto verde” o bien, se nieguen a comprar.

Como ejemplo concretos citó que hoy un megawatt de electricidad limpia cuesta desde 370 pesos. Un megawatt de electricidad con combustible fósil que produce la CFE, está entre los 1 600 y los 3 mil pesos dependiendo el combustible.

Quiero que estos argumentos que acabo de decir me los revierta Nahle con datos, no con demagogia. dice mentiras una tras otra, porque sabe que no puede bajarse la luz, aunque podría haber bajado, porque tuvimos gas barato y renovables baratas, pero no se bajó el precio porque están subsidiando sus pérdidas”, aseguró.

Agregó que la reforma energética de Peña Nieto no fue impecable y que sí hubo abusos, pero que lo que se requiere no es una reforma constitucional, sino un proceso de mejora y de fortalecimiento de la CFE.

“Sí, hubo algunos abusos y se pueden corregir sin tener que hacer una reforma constitucional”.

 

Cuando se envió la pasada iniciativa de decreto, dijo, presenté “un documento de manera oficial sobre cómo fortalecer a la CFE”, pero fue ignorada, debido a que la instrucción del presidente a la bancada de Morena fue no cambiar “ni una coma”

“Si quiere Ricardo (Monreal) nos sentamos a ver cómo fortalecemos a la CFE. Yo sí estaría de acuerdo en subir las tarifas de transmisión de los contratos legados, por ejemplo, ahí sí creo que tiene razón Nahle, pero no 800 %. Creo que podríamos empezar un proceso de mejora”.

Y enfatizó aún más en lo que ella llamó el “berrinche” del presidente:

“No nos deja comprar electricidad barata, porque no quiere que todos tengamos electricidad barata en lugar de subirle la electricidad a los empresarios. ¿A ti que te importa si la genera CFE o un privado? Tú lo que quieres es que sea barata.

Agregó: “Para mí la soberanía nacional no es que la CFE genere la electricidad. Para mí es no depender de los combustibles fósiles. Eso es mucho más inteligente. Lo otro es demagogia”.

Dijo finalmente que “yo estoy segura de que esta reforma la vamos a parar. Y esta oscuridad se va a terminar en tres años”.

*ofv

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password