Sin datos de los motores del helicóptero donde murió Martha Érika Alonso: SCT; controles no presentaban fallas, dice

Foto: Cuartoscuro

De acuerdo con la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), los componentes de los controles del helicóptero donde viajaban la gobernadora de Puebla, Martha Érika Alonso y el senador Rafael Moreno Valle, no presentaban fallas previas al desplome de la aeronave.

“La inspección de los componentes involucrados en los controles de la aeronave, como son rotor principal y de cola, transmisión y caja de 90 grados, indica que estos componentes involucrados en el control del helicóptero no presentan evidencias de falla previa al impacto”, señala un comunicado de prensa firmado por la Dirección General de Aeronáutica Civil (DGAC), área responsable de las investigaciones.

No obstante, en el documento también establece que en los dos motores Pratt & Whitney PW207C del vehículo, hay elementos que indican que estaban funcionamiento al momento del impacto. Sin embargo, también precisa que los componentes de memoria interna que podrían confirmar lo anterior, resultaron dañados por el impacto y el fuego, razón por la cual no fue posible obtener datos de éstos.

La dependencia indicó que aún está proceso el reporte final sobre el análisis de dos de las cuatro luces del master warning y master caution, toda vez que se identificó que éstas estuvieron encendidas antes del impacto, pero aún no se determina en qué momento del vuelo se activaron. Asimismo, anotó que del 25 al 27 de julio de 2019 se llevaron a cabo pruebas destructivas a las otras dos luces de los sistemas ya mencionados, así como la bomba hidráulica; dichas actividades se efectuaron en las instalaciones de la NTSB (National Transportation Safety Board) ubicadas en Washington, DC.

De igual manera, se efectuó un análisis del audio de la tripulación con la torre de control Puebla, en el que no se aprecia un comportamiento inusual. En los dos últimos ruidos del audio, se escucha una fluctuación de las revoluciones en un 2 por ciento. Tampoco se encontraron daños internos en los actuadores lineales, los cuales fueron revisados por medio de una tomografía computarizada.

Tras destacar la participación de las autoridades estadounidenses y canadienses que colaboran en las indagatorias, precisó que éstas solicitaron participar y estar presentes en cada una de las etapas del proceso, a fin de verificar el cumplimiento del Anexo 13 de la Organización de Aviación Civil Internacional, para dar transparencia a la investigación y detectar los factores causales que propiciaron el suceso.

“De manera conjunta, las autoridades internacionales, los representantes de los fabricantes y los investigadores de la Dirección General de Aeronáutica Civil, siguen investigando las posibles causas electromecánicas que pudieron provocar una pérdida de control de vuelo”, concluye la DGAC.

arg

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password