Semáforo de Covid-19 en la capital, bicolor: Gobierno de la CDMX lo puso verde, y la SSa amarillo

Secretaría de Salud

Mientras al mediodía de este viernes las autoridades capitalinas declararon que la Ciudad de México continuaría en semáforo verde, unas cuantas horas más tarde la Secretaría de Salud estableció que estará en amarillo.

Este viernes, durante la conferencia de prensa de Claudia Sheinbaum, jefa de Gobierno de la Ciudad de México, realizada al mediodía, Eduardo Clark García, director general de Gobierno Digital de la Agencia Digital de Innovación Pública, afirmó que la capital del país continuaría en semáforo verde durante la semana próxima.

De acuerdo con ello, sobre la reapertura económica Clark anunció aumentos de aforo en diversos lugares: de 25 por ciento en eventos de entretenimiento en espacios cerrados, para alcanzar 50 por ciento en cines y teatros, además de 60 para boliches, gimnasios, museos, restaurantes, plazas y centros comerciales, bibliotecas, parques de diversiones y tiendas departamentales, entre otros.

Además, a partir del lunes los restaurantes podrán operar en el horario habitual establecido en su permiso de operación.

Sin embargo, unas cuantas horas más tarde la Secretaría de Salud federal indicó en su mapa nacional otro dato para el semáforo de riesgo epidémico de la Ciudad de México: en medio de 18 estados en verde, la capital de la República aparece en amarillo, color que comparte con otras siete entidades (Campeche, Chihuahua, Colima, Nuevo León, Sinaloa, Sonora y Veracruz.

En naranja hay cinco estados.

https://twitter.com/HLGatell/status/1406037957111386113

En vísperas de las pasadas elecciones, el viernes 4 de junio, Clark García anunció de la siguiente forma un cambio de color importante para la capital: “Por primera vez a lo largo de esta pandemia, estamos en semáforo verde”.

Según comentó entonces el funcionario capitalino, pasar a semáforo verde fue por los indicadores proporcionados por la Secretaría de Salud federal.

Después del anuncio hecho este viernes por la dependencia federal y que contradijo lo establecido horas antes, el Gobierno de la Ciudad de México publicó un comunicado en el que afirmó que ha estado en “coordinación y concordancia con la definición del color del Semáforo Epidemiológico, que defina (sic) el Gobierno de México en términos de los lineamientos aplicables”.

También dice que la última estimación de riesgo epidemiológico que recibió, el pasado jueves, le daba a la ciudad nueve puntos de 40; el límite para el verde es de ocho.

En ese sentido, el documento del Gobierno de la Ciudad de México no acaba de explicar por qué no declaró el amarillo y tuvo que, finalmente, aceptarlo cuando lo anunció la Secretaría de Salud, sobre todo cuando trabaja con “coordinación y concordancia” con ella.

Pese al cambio de color, según el anuncio del gobierno capitalino, no habrá cambios al programa Reactivar sin Arriesgar porque el cambio “no requiere todavía ninguna restricción adicional al proceso de apertura”.

En su cuenta de Twitter Sheinbaum publicó un hilo en el que resumió el contenido del comunicado oficial, aunque añadió que sobre las clases presenciales la Secretaría de Educación Pública será la encargada de informar.

No es la primera ocasión en que hay problemas entre la autoridad federal y la capitalina. El 11 de diciembre pasado a Sheinbaum prácticamente se le acabó el repertorio de tonos de naranja para evitar mencionar el rojo, por lo que ya prefirió hablar de que la ciudad se encontraba en “emergencia por Covid”.

Esa noche, cuestionado al respecto, Hugo López-Gatell, subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, declaró: “En cuando al color, es, hasta cierto punto, intrascendente: alerta por Covid-19, emergencia por Covid-19”. Y retó: “¿Hay alguna duda?”. Pero no se ocupó en aclarar hasta qué punto es intrascendente el semáforo que tanto había presumido el gobierno federal.

Más grave fue la alteración de datos en que incurrieron las autoridades para mantener a la Ciudad de México en semáforo naranja y para situarlo en rojo, lo que fue denunciado por The New York Times en un reportaje publicado el 21 de diciembre de 2020.

En el reportaje de ese medio norteamericano se mostraron datos oficiales sobre el  desarrollo de la Covid-19 en la capital del país, los que indicaban una mayor ocupación de camas de hospital con ventilador y también de positividad en las pruebas de coronavirus. Sin embargo fueron rebajados para que el semáforo se mantuviera en naranja y no pasara a rojo, que implicaba confinamiento.

Entonces Sheinbaum dijo que lo publicado era falso, mientras que López-Gatell habló de “imprecisiones”, y añadió que en el reportaje se quiso dar “una visión de que la jefa de Gobierno de la Ciudad de México va por su cuenta y el gobierno federal por su cuenta. No es así”.

Este viernes pareció, otra vez, todo lo contrario.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password