Rosario Ibarra deja la Belisario Domínguez “en custodia” de AMLO; “devuélvemela junto con la verdad” de los desaparecidos, pide

La activista y ex candidata presidencial Rosario Ibarra de Piedra, distinguida con la medalla Belisario Domínguez 2019 dejó este reconocimiento “en custodia” del presidente Andrés Manuel López Obrador para que “me la devuelvas junto con la verdad del paradero” de los desaparecidos políticos.

Por medio de su hija Claudia, Ibarra de Piedra dijo al presidente “dejo en tus manos la custodia de este preciado reconocimiento… y te pido que me la devuelvas junto con la verdad del paradero de nuestros queridos hijos y familiares y con la certeza de que la justicia anhelada por fin los ha cubierto con su velo protector”.

“No quiero que mi lucha quede inconclusa”, señaló, al tiempo que criticó los pobres resultados del actual gobierno en materia de reparación a las víctimas de la guerra sucia.

Este miércoles, en sesión solemne realizada en el Senado de la República, las dos hijas de la luchadora social se presentaron a recibir la medalla y el reconocimiento que la Cámara Alta otorgó a su madre, por sus años de activismo a favor de los desaparecidos políticos en México. Rosario Ibarra, de 92 años de edad, no pudo estar presente por motivos de salud.

Mediante un discurso que leyó su hija Claudia Piedra Ibarra, la que fuera la primera mujer en contender por la presidencia de la República en 1982 y luego en 1988 por el extinto Partido Revolucionario de los Trabajadores manifestó que la medalla Belisario Domínguez debía quedar en manos de López Obrador hasta el momento en que le traiga “la verdad”.

Mientras el gobierno federal celebraba en diversos medios la premiación a la activista, su familia dio un inesperado cierre a la ceremonia, como una manera de recordar al actual gobierno su compromiso con los desaparecidos políticos y sus pobres resultados al momento.

Rosario Ibarra de Piedra es madre de Jesús Piedra Ibarra, quien fue miembro de la Liga Comunista 23 de Septiembre, grupo guerrillero vinculado con varios asesinatos y que a su vez fueron combatidos por el Estado mexicano en lo que se conoce como la “guerra sucia” durante los sexenios de Gustavo Díaz Ordaz y Luis Echeverría Álvarez.

Jesús Piedra Ibarra (desaparecido en 1974) fue uno de alrededor de 400 desaparecidos de dicho periodo y su caso motivó a Rosario Ibarra a dedicarse al activismo político. Jamás fue localizado. 

En repetidas ocasiones a lo largo de su lucha respondió a las críticas hacia su hijo–señalado como delincuente–diciendo que si su hijo había cometido un delito, lo procedente era realizarle un juicio como marca la ley, al igual que a otros activistas y guerrilleros. En cambio, a muchos simplemente se les desapareció de manera ilegal.

Su larga trayectoria, que incluyó la fundación del Comité Eureka y del Museo de la Memoria Indómita, determinó al Senado de la República a otorgarle la medalla Belisario Domínguez 2019 por su trabajo en defensa de los derechos humanos.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password