A reportera asesinada se le ofreció protección; no respondió positivamente: Ramírez Cuevas

Twitter

Ayer fue asesinada a balazos en Papantla la periodista veracruzana María Elena Ferral, directora de Veracruz Quinto Poder y reportera del Diario de Xalapa y de La Opinión de Poza Rica, quien trataba temas de seguridad y justicia, principalmente. Desde hace años había denunciado amenazas de muerte; el vocero de Presidencia, Jesús Ramírez Cuevas, dijo que se le ofreció protección pero que “no respondió positivamente”.

Durante su conferencia de prensa de hoy, al ser cuestionado sobre el crimen, el presidente Andrés Manuel López Obrador dijo, lacónico: “Con Jesús”.

Hoy, según reporta el medio Vanguardia de Veracruz, Jesús Ramírez Cuevas, coordinador general de Comunicación Social de la Presidencia de la República,  dio declaraciones sobre el caso a Notimex, y dijo lo siguiente: “Desde 2016 ella recibió amenazas y desde esa fecha el mecanismo intentó contactarla, pero sin éxito. En esta administración nosotros supimos de estas amenazas y se le ofreció la protección de la Secretaría de Gobernación, a través del Mecanismo de Protección a Periodistas, pero ella no respondió positivamente”.

El vocero, quien desde anoche en Twitter condenó el crimen, dijo también que desde que Ferral fue herida la Secretaría de Gobernación le prestó ayuda mediante “el área de Derechos Humanos y el área de Protección a Periodistas para salvaguardar a su familia, particularmente a su hija que pidió protección”.

Según varios testigos, los autores del crimen fueron dos hombres en motocicleta, quienes dispararon al menos en ocho ocasiones en la calle a Ferral. La reportera aún fue trasladada al Hospital Civil del municipio y después al Hospital General de Poza Rica, donde murió poco tiempo después.

Desde hace cuatro años la periodista había difundido en video su temor por las amenazas de muerte, las que entonces atribuyó al político priista Camerino Basilio Picazo Pérez, en aquel entonces candidato a diputado local por Papantla. Incluso presentó una denuncia ante las autoridades.

Por la noche la Red Veracruzana de Periodistas difundió un comunicado en el que expone que “esta situación exhibe, una vez más, las condiciones en las que trabajamos la mayoría de las reporteras y los reporteros de los medios de comunicación: las condiciones de inseguriodad galopante que nos afecta a todos; la precariedad laboral que se evidencia en la falta de seguridad social y servicios médicos; y la impunidad de quienes han agredido a los comunicadores, incluso hasta la muerte”.

Por lo anterior esa organización demanda que haya una línea de investigación vinculada a su actividad profesional y se tomen en cuenta las denuncias que la periodista había realizado; justicia pronta y expedita; que se active el Mecanismo de Protección Federal a su familia; salvaguardar la integridad de los periodistas de la región, y evitar la politización del caso.

También anotaron que “en la última década Veracruz se ha convertido en el lugar más peligroso para ejercer el periodismo e México y uno de los puntos más riesgosos en América Latina y en el mundo”.

Este es, cuando menos, el segundo caso de asesinato de periodistas registrado este año, además del número 23 en Veracruz en los últimos años.

A propósito del crimen, desde anoche el gobierno del estado de Veracruz dio a conocer un comunicado en el que dijo que “la gravísima agresión a la periodista María Elena Ferral, se investigará a fondo”.

También mediante Twitter el gobernador de Veracruz, Cuitláhuac García, cuando la periodista estaba en terapia intensiva y algunos medios se adelantaron a anunciar su fallecimiento, publicó: “Lamento mucho que en estos momentos que estamos tratando de salvarle la vida a la periodista María Elena Ferral, algunos de sus colegas ya la hayan dado por muerta en sus ‘noticias’. ¿Tanto mal le desean a la gente con tal de tener la oportunidad de golpear a un gobierno?”.

Posteriormente, fallecida Ferral, el gobernador anunció que se reunió con la encargada de la Fiscalía del estado y con el secretario de Gobierno para dar con los responsables del crimen, y dijo que ordenó dar acompañamiento a los familiares de la reportera.

La secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, escribió: “Quien asesina a un periodista, ataca una libertad básica para la democracia: la de expresión. Me sumo a la indignación por el crimen de María Elena Ferral, a cuyos deudos doy mi pésame. Confirmo nuestro compromiso para perfeccionar los sistemas para su protección”.

Por su parte, Ramírez tuiteó anoche que el crimen “constituye un ataque a la libertad de expresión. Nuestras condolencias para su familia y amigos. Seguiremos trabajando por un México sin violencia y con garantías para las y los periodistas”.

La Comisión Nacional de los Derechos Humanos expresó su condena al crimen y su solidaridad “con la víctima y todo el gremio periodístico”, así como su demanda de una “pronta y efectiva investigación de los hechos”.

Hoy a mediodía en Papantla decenas de periodistas realizaron una marcha de protesta desde el centro de ese municipio y hasta el lugar donde fue perpetrado el crimen, en demanda del esclarecimiento del asesinato, además de garantías para ejercer las libertades de expresión y de prensa.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password