Pegan dos reportajes a ‘Sembrando Vida’: señalan tala ilegal de selva y conflictos de interés de los hijos de AMLO

Fotografía: El Universal

En sendos reportajes publicados este lunes, El Universal y la Plataforma Periodística para las Américas Connectas exhibieron graves irregularidades en torno al programa Sembrando Vida y sus resultados y los intereses empresariales de los hijos del presidente Andrés Manuel López Obrador.

Mientras que Connectas informó de una larga investigación sobre los vínculos entre la siembra de cacao en Sembrando Vida y el negocio chocolatero de los hijos del presidente, El Universal reportó, no por primera vez, sobre el impulso a la deforestación que la mala gestión del programa está consiguiendo.

De los dos reportajes, el que más molestó al presidente fue el de la plataforma Connectas, pieza que fue retomada por Proceso, Aristegui Noticias, Eme Equis y dos portales más.

Se trata de Sembrando Vida y la fábrica de chocolates, autoría de Tania Gómez y Sergio Rincón que afirma que en Tabasco se prioriza la siembra de cacao debido a que es un interés empresarial de los hijos del presidente, debido a que poseen una fábrica de chocolates.

A su vez, el reportaje de El Universal afirma que más de 50% de las parcelas inscritas en Sembrando Vida en Quintana Roo se encuentran en zonas catalogadas como selva y que, para entrar al programa, los aspirantes han desmontado la vegetación. Muestra fotos satelitales.

La fábrica de chocolates

Refiere el reportaje que el Hugo Chávez Ayala, fue nombrado “director técnico del programa y quien también ya era parte del Consejo Consultivo de Sembrando Vida”.

Chávez “ha asesorado desde 2014 la producción de cacao de la Finca El Rocío, ubicada en Teapa, Tabasco, y propiedad de los hijos mayores del presidente, quienes la recibieron como herencia de su madre, Rocío Beltrán Medina, en 2003, quien les dejó 16.35 hectáreas, a lo que se le suma la donación de 32.5 hectáreas de sus tíos Gonzalo Alfonso y Fernando Beltrán Medina”.

El meollo del reportaje es el siguiente:

“Esta investigación realizada por Tania Gómez y Sergio Rincón para CONNECTAS, Aristegui Noticias, Emeequis, Meganoticias, Notas Sin Pauta y Proceso encontró que, con Hugo Chávez Ayala participando en el diseño de Sembrando Vida, se impulsó el cultivo de cacao en Tabasco, a pesar de que la comunidad no escogió ese cultivo en la etapa de consenso, donde se priorizaron otros 25 productos. En los documentos en los que se basó Sembrando Vida para su implementación —obtenidos vía ley de transparencia por ciudadanos—, no se detalla estudio técnico alguno para soportar tal decisión”, dice el texto.

Al respecto, el presidente admitió, por un lado, que no leyó el reportaje, y por otro, afirmó que eran calumnias y que conocía de su contenido en términos generales debido a que su hijo le comentó al respecto.

“Imagínense, de que con el programa Sembrando Vida se está fomentando, en el caso de Tabasco, para que se produzca cacao y la fábrica de chocolates tenga materia prima. No se miden, pero es su conservadurismo, los saca de quicio”.

La deforestación

La pieza de El Universal aborda otra faceta: la denunciada deforestación que el programa está propiciando, justo lo contrario de sus anunciados objetivos.

Dice  que el programa “tumba árboles y fomenta los cambios de uso de suelo” para permitir labor agrícola en zonas de reserva ecológica.

“La mitad de las 5 mil parcelas registradas en Quintana Roo están en áreas catalogadas como selvas y hay evidencias de que el programa causó pérdida de cobertura vegetal y deforestación”.

El Universal obtuvo la localización de 5 mil 142 parcelas de las 10 mil que hay inscritas al programa en Quintana Roo y las cruzó con el mapa de usos de suelo del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi). ¿El resultado? Casi la mitad, 2 mil 426 parcelas, están en zonas catalogadas como selva, mientras que 2 mil 651 están en pastizales y zonas agrícolas temporales”, dice.

Agrega que “en al menos mil 32 de esos puntos hubo deforestación y pérdida de cubierta forestal para poder ingresar y cobrar en Sembrando Vida”.

Esta no es la primera vez que el diario denuncia que uno de los programas estrella de AMLO, creado para reforestar, está consiguiendo justamente lo contrario.

Ha presentado testimonios de agricultores y de funcionarios menores del programa.

En esta ocasión presentó imágenes satelitales que muestran con claridad la pérdida de cobertura vegetal en amplias zonas en Quintana Roo.

Las zonas con deforestación mencionadas son más de 2 mil 500 hectáreas, “unas cuatro veces el bosque de Chapultepec o alrededor de 3 mil 500 canchas de futbol”.

Los errores de diseño del programa crean un incentivo perverso “que induce a la deforestación”, critica el reportaje, autoría de Carlos Carabaña.

“Este es uno de los varios errores de diseño de Sembrando Vida, que genera un incentivo perverso que induce a la deforestación”.

Dice que se “recorrió Quintana Roo y la selva maya, pulmón y bosque más extenso de Mesoamérica, entrevistando a beneficiarios de Sembrando Vida y visitando parcelas y sembradíos para corroborar los hallazgos del análisis de un programa social en el que se han gastado 71 mil millones de pesos desde 2019. Su supuesto carácter ambiental sirve de excusa para mutilar los presupuestos de instituciones de protección a los bosques, como la Comisión Nacional Forestal”.

Cita el testimonio de Constantino: “Nosotros tuvimos que tirar una parte de árboles para entrar. Nos hacía falta una hectárea para milpa y otra hectárea y media para plantar árboles, son terrenos selváticos” y comparte una serie de fotografías en las que se puede ver la clara deforestación y a personas desmontando, a machete, la selva.

*ofv

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password