Renuncia Germán Martínez a la dirección del IMSS; acusa “injerencia perniciosa” de Hacienda

Foto: Cuartoscuro

A casi seis meses de gestión, Germán Martínez Cázares presentó su renuncia a la dirección General del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), tras denunciar la aplicación de medidas “neoliberales” por parte de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) que obstaculizan el manejo financiero del organismo poniendo en riesgo su operatividad.

En un boletín de prensa, señaló abiertamente a funcionarios de la SHCP de llevar a cabo una “injerencia perniciosa” dentro del IMSS con recortes presupuestales y un control excesivo de los recursos, contraviniendo su normatividad interna, situación que comprometido seriamente los servicios de salud que presta la institución.

“Quiero decirlo lo más claro que puedo y debo: algunos funcionarios de la Secretaría Hacienda tienen una injerencia perniciosa en el IMSS y ponen en riesgo la vocación igualitaria, de justicia y, concretamente, de prestación de servicios de salud que tiene el Seguro Social. El Presidente del Gobierno de México proclamó el fin del neoliberalismo, pero en el IMSS algunas injerencias de Hacienda son de esencia neoliberal: ahorro y más ahorro, recortes de personal y más recortes de personal, y un rediseño institucional donde importa más el “cargo” que el “encargo”, fustigó.

Según expuso el ahora exdirector del IMSS, esta institución requiere de una gran reforma legal que garantice su solvencia financiera para brindar servicios de salud de calidad a los trabajadores que, con sus aportaciones contribuyen a su sostenimiento; en cambio, reprochó, lo que actualmente se lleva a cabo por parte de Hacienda es una “pequeña reforma reglamentaria” que no va en consonancia con los objetivos de la “cuarta transformación”.  A decir de Martínez Cázares se trata de un cambio cosmético que vulnera el marco jurídico del IMSS.

“Intentan una remodelación cosmética del IMSS, donde por ejemplo, se pretende reformar el Reglamento para colocar funcionarios administrativos en los Estados desde la Secretaría de Hacienda, y así anular a los Delegados que este Consejo Técnico aprobó. Buscan nombrar, en todo el país, una suerte de “delegados administrativos estatales”, fuera de este Consejo, para que ellos, en los hechos, administren desde lo local al IMSS”, acusó.

Cuestionó que mientras esto ocurre, cientos de trabajadores del Instituto no tienen ninguna certeza sobre su situación laboral y muchos otros han sido despedidos; ello aunado a la acumulación de los rezagos en infraestructura hospitalaria y retrasos en los pagos a proveedores que hacen pender de un hilo el abasto oportuno de medicamentos. Sentenció que controlar en exceso el presupuesto como lo está haciendo la SHCP es un acto inhumano.

“Ese control del gasto tiene dos consecuencias fatales: una directa para el IMSS: pasillos de espera llenos de personas adoloridas y mal trato o retraso en la atención a pacientes; y un segundo efecto indirecto todavía peor: el fortalecimiento de los servicios de salud privados, que ocasionará mayor “gasto de bolsillo” de las familias cuando sus seres queridos tengan un padecimiento”, denunció.

Martínez Cázares también lamentó la cerrazón de los funcionarios de Hacienda, cuyos nombres no mencionó, pero enumeró al menos cuatro ocasiones en que éstos se negaron a concederle derecho de audiencia y  responder sus inquietudes respecto a los criterios para la asignación del presupuesto destinado al IMSS. Asimismo, advirtió que el control que está ejerciendo Hacienda sobre los recursos del organismo puede incluso constituir una conducta ilícita.

“Descuidar la recaudación tributaria y la debida y justa incorporación de los trabajadores al seguro social es suicida para el IMSS. Insisto en que la mayor corrupción del Seguro Social – además de ser un delito especial establecido en nuestra ley -, es la simulación de la declaración de las cuotas subestimadas que roban el fruto del esfuerzo diario de los trabajadores, porque con esas cuotas ficticiamente bajas, los trabajadores pierden jubilación, pensión de viudez, mejores créditos de vivienda y cobertura en protección social, y algunos patrones acumulan, inmoralmente, esos recursos”, sentenció.

Desde su perspectiva, lo que debe hacerse es una reforma que regule la situación laboral de miles de trabajadores que actualmente están subcontratados por medio de prácticas como el “outsourcing” o que están bajo un régimen informal en el que no tienen ninguna prestación.

Por último, aclaró que su decisión de renunciar al IMSS no tiene nada que ver con proteger intereses de farmacéuticos o proveedores, sino buscar que el IMSS sea tratado con respeto; parafraseando al presidente Andrés Manuel López Obrador dijo que “no será florero de nadie” y no puede ni debe tolerar que se tomen decisiones al margen de la normatividad que rige al Instituto.

“Gobernar el Seguro Social, encarar sus difíciles retos, domar ambiciones y negocios, cobrar cuotas, ganar juicios, hacer trabajar a sus empleados, y erradicar la maldita corrupción que lo aflige, requiere un Director General fuerte, respaldado por todos, sin dudas, ni vacilaciones”, concluyó.

arg

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password