Exige Redim a AMLO censar y proteger a niños huérfanos por la pandemia

Tras divulgarse esta semana que más de 200 mil niños mexicanos han quedado huérfanos por causa de la pandemia, la Red por los Derechos de la Infancia en México (Redim) exigió al gobierno de Andrés Manuel López Obrador que tome acciones de protección hacia esos menores y, como primer paso, que realice un censo para contarlos y ubicarlos.

En comunicado de prensa emitido este jueves 22 de julio, Redim respondió así al doloroso reportaje que esta semana publicó la revista británica The Lancet, que informó que México ocupa el primer lugar mundial en orfandad por causa de la COVID-19, pues más de 200 mil menores han perdido al menos a un cuidador principal o secundario.

“Queremos hacer un llamado de atención al Estado mexicano y a todos los niveles de autoridad que lo conforman para reconocer, visibilizar y atender a los niños, niñas y adolescentes que son sujetos de derechos y han quedado en estado de orfandad como consecuencia del Covid-19″, dice el comunicado.

El organismo dijo que es deplorable que a 16 meses de iniciada la pandemia en México no se cuente con un censo de los menores de edad que han quedado huérfanos.

Redim condena la continua invisibilidad de niños, niñas y adolescentes en las políticas públicas; la emergencia sanitaria mundial no es la excepción, lamentablemente. Llamamos a priorizar los servicios de salud para la niñez y así asegurar que las niñas, niños, adolescentes tengan acceso a las pruebas, tratamientos y vacunas contra el Covid-19″.

Dijo que el primer paso que debe tomar la autoridad será el realizar un censo, ya que “facilitaría los primeros pasos hacia una estrategia de atención integral, tomando en cuenta el interés superior de la niñez mexicana, que ha sido perjudicada por la pandemia”.

“Reiteramos nuestras recomendaciones descritas en el primer informe sobre el Impacto del Covid, en el que se describe los desafíos para brindar atención a la niñez mexicana y donde exhortamos al Estado a cumplir con las más de 300 recomendaciones internacionales no atendidas en torno a los derechos de niñas, niños y adolescentes y que ahora son más necesarias en la era Covid-19”.

Las cifras de orfandad estimadas por The Lancet (y que incluyen a otros países) indican que en México una tasa de 5.1 menores de edad por cada mil perdieron al menos un padre, madre, abuela o abuelo o incluso otra clase de familiar que estaba involucrado directamente en su cuidado y residía en su casa. Si bien la tasa no es tan alta como en otros países, por cantidad neta de menores que han quedado huérfanos, México ocupa el primer lugar mundial.

Pero lo cierto es que no existen datos oficiales del gobierno mexicano al respecto, el cual, muy apenas, informa sobre la cifra de fallecimientos registrados en hospitales, sin incluir jamás en sus informes diarios la cifra de personas que han fallecido por COVID-19 en sus domicilios.

Es decir, al conteo que se informa a diario por parte de Hugo López-Gatell no se añade nunca la llamada cifra de “exceso de mortalidad” que se obtiene del análisis de las actas de defunción y que establecen las causas de muerte. Dicho exceso de mortalidad el gobierno lo informa, pero por otras vías a las que no da ninguna relevancia mediática.

En este sentido, Redim dijo que los datos publicados por The Lancet deben ser verificados por la autoridad mexicana para avanzar a una comprensión plena de la problemática y proceder a atenderla.

Sobre este tema vale la pena recordar que el 6 de enero de este año, Redim reclamó al gobierno de AMLO haber dejado a las infancias en descuido ante la pandemia, bajo el argumento de que este sector resulta ser menos afectado. “Se pensó que los niños eran literalmente inmunes, lo cual no es verdad”, indicó la ONG en un comunicado.

De hecho, AMLO dijo varias veces en las últimas semanas que afortunadamente los niños “fallecen menos” que los adultos, por lo que conviene impulsar el regreso a clases presenciales para el próximo 30 de agosto.

Sin embargo, es falso que las infancias no resulten afectadas por la pandemia, ya que se ha reportado que al menos 600 menores de edad han fallecido en el país, lo cual indica que, en menor medida, sí, pero los niños también pueden morir de COVID y al momento ninguna estrategia pública considera acciones anticovid dirigidas a la niñez.

*ofv

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password