Recomendamos: Yo hago lo que me diga el Presidente: Manuel Bartlett, Lourdes Mendoza

Foto: Cuartoscuro

Alguien NO informó adecuadamente al presidente López Obrador sobre la operación de las centrales eléctricas. ¡Así como lo están leyendo!

Me explican mis amigos de la CFE, ingenieros en servicio desde hace más de 20 años, que la demanda eléctrica fluctúa en el transcurso de las 24 horas del día, que hay horas en que el consumo es muy elevado (básicamente en la tarde-noche) y se presenta un pico de carga o de demanda. Por lo que, para atender estas variaciones, se debe tener un control operativo de las diversas centrales eléctricas con las que cuenta el Sistema Eléctrico Nacional (tanto privadas como públicas). Para ello existe el Centro Nacional de Control de Energía (Cenace), que es un organismo público descentralizado, cuyo objeto es ejercer el control operativo del Sistema Eléctrico Nacional.

Para realizar, por parte del Cenace, una adecuada programación de las centrales eléctricas, que deben abastecer el servicio eléctrico, el organismo ha desarrollado o adquirido complejos programas computacionales que puedan definir la forma en que deban operar óptimamente las diversa plantas generadoras de energía, sean éstas termoeléctricas (carbón, combustible, gas o de ciclo combinado), solares, eólicas o hidroeléctricas, de forma tal que se cumpla el objetivo del Cenace: lograr un despacho de carga, bajo los principios de eficiencia, transparencia y objetividad, cumpliendo los criterios de calidad, confiabilidad, continuidad, seguridad y sustentabilidad.

Cronología de la ineficiencia…

El 6 de septiembre de este 2020, AMLO manifestó que se reactivarían las plantas hidroeléctricas para fomentar las fuentes de energía renovable. De hecho, las plantas hidroeléctricas de la CFE han cumplido su función hasta la fecha, que es la de atender los picos de carga del sistema eléctrico.

Las presas o cortinas de un aprovechamiento hidroeléctrico, no sólo se constituyen para generar energía eléctrica, tienen, entre otras, las siguientes funciones.

  • Riego agrícola
  • Abastecimiento de agua a las poblaciones aledañas.
  • Control de avenidas.

En el caso de los aprovechamientos hidroeléctricos del sureste del país, el control de avenidas es fundamental, para ello siempre se debe estimar precipitaciones pluviales extraordinarias en el transcurso del año y, con base en ello, programar el nivel de embalse, esto es tener suficiente capacidad para el control de avenidas.

Alguien no le hizo saber al señor Presidente este significativo detalle: El control de avenidas. Para cumplir la indicación presidencial, almacenaron un volumen de agua, que de hecho consideró que la Hidroeléctrica de Peñitas operaba como planta de base y no como reguladora de potencia.

ASÍ PUES, EL 18 DE OCTUBRE,

López Obrador, manifestó que solamente se desfogaron (incluyendo turbinación), no más de 300 m³ por segundo.

Sin embargo, NADIE le hizo ver al Presidente, que no era por decreto el volumen a desfogar, sino que era una ecuación matemática la que definía los volúmenes, ecuación que debe contemplar las precipitaciones atípicas que se estaban presentando por el cambio climático.

LUEGO, EL 23 DE OCTUBRE,

El Presidente manifestó que las presas hidroeléctricas estaban subutilizadas.

Al presentarse las precipitaciones extraordinarias, los expertos tenían claro que la época de los ciclones se prolongaría y con ello los problemas del control de avenidas.

Nadie fue capaz de…

Aclararle al señor Presidente los altos riesgos que se presentaban al mantener un alto nivel en los embalses o si lo hicieron, no fueron lo suficientemente enfáticos, es por ello que, en una conferencia de prensa, el flamante director general de la ‘inmobiliaria Bartlett’, ¡ah no, perdón! de la CFE, externó que él sólo hacía lo que le indicaba el señor Presidente. Luego entonces, Bartlett No asumió su responsabilidad.

Sucedió lo inevitable, llegaron las tormentas tropicales Hanna y Delta, y la presa de Peñitas no tenía capacidad de reserva para el control de avenidas, y se presentó lo que ahora por todos es sabido, graves inundaciones en Tabasco.

El colmo, encima de que perdieron todo en el agua, los de Bienestar, de Javier May, han sido incapaces de organizar una entrega adecuadamente.

Ver más en El Financiero

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password