Recomendamos también: Y hablando de política exterior, por Gil Gamés

Foto: Twitter

Repantigado en el mullido sillón del amplísimo estudio, Gamés obtuvo un expediente interesante. Una nota de Brenda Yáñez de su editorial Expansión del 30 de noviembre de 2018 informaba esto: “A unas horas de que asuma oficialmente la presidencia de México, Andrés Manuel L(i)ópez Obrador recibió en su rancho ‘La Chingada’, en Palenque, Chiapas, la visita de Jeremy Corbyn, dirigente del Partido Laborista británico, a quien le deseó ‘con todo corazón’ que se convierta en primer ministro de Inglaterra”.

Cuando entra el corazón en estos asuntos, todo se echa a perder, pensó Gil. El ahora presidente de la República declaraba: “Ahora van a tener los ingleses la oportunidad, espero yo, lo deseo con todo corazón, con toda mi alma, que tengan un primer ministro como Jeremy Corbyn. Yo no sé cómo estén las leyes, pero todavía no soy formalmente Presidente de México, hasta mañana voy a ser Presidente Constitucional, por eso me atrevo a decir estas cosas, ya a partir de mañana tengo que autolimitarme”.

Autolimitarse, una actividad que el Presidente no ha realizado (realizar, verbo inservible); antes al contrario, extralimitarse, sí, pero esa es otra historia.

En aquel entonces, acompañado por Silvio Rodríguez y el presidente de la comunidad autónoma de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, López Obrador calificó a Corbyn como su amigo de siempre: “Tenemos buenas relaciones con todos los pueblos y con todas las naciones del mundo, pero en especial tenemos muy buena relación con todos los movimientos progresistas del planeta, tenemos muy buena relación con el movimiento laborista de Reino Unido, nos identificamos porque los gobiernos progresistas, democráticos, respetan a los migrantes, respetan el derecho que tenemos todos los seres humanos a buscarnos la vida”. Quién lo diría: “gobiernos democráticos que respetan la migración”.

Corbyn

Corbyn viene de una tradición distinta a la de otros líderes laboristas británicos en los últimos 40 años, procedentes de la socialdemocracia europea. La victoria de Corbyn en la elección interna para dirigir el partido laborista en 2015 fue interpretada por muchos comentaristas como una derrota de la izquierda moderada, desplazada por una nueva ola radical y populista. En el pasado, Corbyn se manifestó simpatizante de la tradición trotskista, elogió al régimen de Hugo Chávez en Venezuela y se refirió positivamente al dictador albano Enver Hoxha. Corbyn también dijo que los integrantes de Hamas, grupo islamista radical y violento, son sus amigos.

A lo largo de su gestión como dirigente del partido laborista británico (2015-abril de 2020), Corbyn fue señalado por autorizar o ser omiso frente a preocupantes gestos antisemitas de sus allegados en el partido. El antecesor de Corbyn en el liderazgo del partido laborista fue Edward (Ed) Miliband, hijo del famoso teórico de la izquierda británica Ralph Miliband, un judío que tuvo que pedir asilo en Inglaterra huyendo del nazismo en Bélgica.

En términos electorales, Corbyn alejó a los ciudadanos moderados del partido laborista y los llevó a una derrota electoral que les dio a los laboristas la representación parlamentaria más baja desde 1935.

No se pierdan esto, por favor, y no lo olviden (ah, Gil sentencioso): hace unos días, Corbyn fue suspendido del partido laborista por los resultados de una investigación de la Comisión para la Igualdad y los Derechos Humanos del propio partido. La investigación arrojó evidencias de que, efectivamente, Corbyn fue omiso, indiferente y quizá copartícipe de antisemitismo en el laborismo durante su gestión.

La investigación señala “fracasos serios” en el tratamiento de las denuncias por antisemitismo al interior del partido y apunta que un “número significativo” de las denuncias ni siquiera fueron atendidas en absoluto.

Política exterior

¿Viene a cuento esta historia de Corbyn? Gil cavila: sí, y mucho: define la nueva política exterior mexicana: populista, sectaria, primitiva, regresiva. Oh, sí. Por cierto, ¿Quiénes no han reconocido a Joe Biden?: Putin, presidente ruso; Erdogan, presidente de Turquía; Bolsonaro, presidente del Brasil; Xi Jinping, presidente chino, y Liópez Obrador. Muy bonito.

Ver más en Milenio

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password