Recomendamos también: Todo tiene una razón lógica, por Antonio Garci

Foto: El Heraldo de Juárez

El presidente Andrés Manuel López Obrador se pone pan en las orejas porque así escucha a las masas.

Para tomar en cuenta

Vecinos empiezan a poner carteles de: “Mesa de Consulta para Juzgar a los Expresidentes” para alejar a la gente y que nadie pase ni se estacione en ese lugar.

El Gobierno, en cachitos antes que en quiebra

Desde junio del 2020, el Gobierno federal se acabó el presupuesto de este año y a partir de ese momento los funcionarios de la 4T se la han pasado haciendo recortes y milagros para operar sin recursos, pero algunos de ellos han ido más allá del deber y ahora planean sacarle dinero a sus empleados para ayudar al presidente a través del programa: Funcionarios Construyendo el Futuro. Si el Gobierno pudo comprar los boletos de su propia rifa ¿Por qué los burócratas no van a poder pagar su sueldo y los gastos de la dependencia en la que trabajan?

López-Gatell ya está en otro plan

La semana pasada, las críticas a su gestión para contener la epidemia hicieron que Hugo López-Gatell hiciera amargos comentarios sobre las sugerencias que varios exsecretarios de Salud le hicieron para detener los contagios de COVID-19 en 8 semanas, sin embargo, influido por el infinito amor que predica López Obrador, López-Gatell ya ha dicho lo mismo que su sensei: “La venganza no es mi fuerte” y, empujado por la fuerza moral del presidente, ha cambiado de opinión, y tras 75 mil muertos por el virus ya está dispuesto conceder que el cubrebocas si puede ser de alguna utilidad en esta epidemia… por lo que ha ordenado que se lo pongan los exsecretarios de Salud que hicieron el documento que lo hizo encabronar.

La 4T crea las primeras consultas autosustentables

El último día antes de que finalizara la “Consulta para Juzgar a los Expresidentes” a la que no fue ni Dios -y eso que Dios está en todas partes-, de la nada llegaron 12 firmas por segundo en todas las mesas de consulta para poder cumplir con la meta presidencial.

El Gobierno hace una ‘rifa del avión presidencial’, (que no tiene avión presidencial), y compra todos los boletos y así se cumplió la meta. El Gobierno hace una consulta para juzgar a los expresidentes (que no va a juzgar a los expresidentes), y hace todas las firmas y así se cumplió el objetivo.

El problema es que quieran hacer lo mismo con los votos de las elecciones del 2021 para cumplir así la meta presidencial.

Por eso no sabíamos nada de las pipas

Parecen las pipas de Pemex, que como los hijos del ‘Chapo’ nadie sabe donde están, al parecer estos transportes se usaron para traer a México el contraargumento más poderoso y común para todas las criticas a la 4T, y como se ven las cosas, necesitaran mucho más pipas para esto antes de que acabe el año.

La estafa del siglo

La rifa del avión presidencial estuvo así:

La meta era juntar 3 mil mdp, pero como solo se vendió el 70 por ciento de los 6 millones de cachitos; a 500 pesos cada uno se sacaron 2 mil 100 mdp; menos los premios: 2 mil mdp, quedan 100 mdp; menos la comisión a vendedores: 168 mdp, queda una pérdida de 68 millones de pesos, y si pensamos que de los boletos que se vendieron el mismo Gobierno compró el 80 por ciento queda una un perdida de ¡$1500 mdp!

El presidente se escandalizaba del costo del avión presidencial, pero él lo terminó pagando ¡OTRA VEZ! y además se siguió quedando con el avión.

Esto es muy difícil de comprender hasta que somos conscientes que una de las tareas esenciales del Estado es tirar directamente nuestro dinero a la basura.

Ver más en El Financiero

 

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password