Recomendamos también: Taibo, “el hombre del libro”, por Gil Gamés

Foto: FIL Guadalajara

Repantigado en el mullido sillón del amplísimo estudio, Gil cavilaba en los desleales, en los traidores. Si alguien ha tratado bien a Paco Ignacio Taibo en su vida literaria ha sido la FIL de Guadalajara. Pero Taibo no conoce la lealtad, él en cambio sabe del arribismo, sabe de la venganza. Ese es el hombre que maneja el libro en México, equivalente por cierto a muchos millones de pesos. Gilga tiene la fortuna de escribir en un periódico en el cual nadie nunca lo ha censurado. Taibo, en cambio, es un censurador natural, un comisario comunista. Nunca está de más un elogio a Paquito, ya no haré travesuras.

Y a todo esto, a Gamés le ha dado por recordar que Taibo afirmó públicamente que un buen día la Secretaría de Hacienda le regaló a la revista Nexos 20 coches. Así nomás. Le informan a Gamés que a esa empresa le sobraron dos Ferraris; sí, eran Ferraris, así se despachaban los neoliberales de la prensa. Le dicen a Gil que le trasladarían uno a Paco, el hombre del libro, pero no cabe en sus finos interiores, esa es la verdad de las verdades. Ah, la anatomía.

Su editorial de él

Todo esto viene a cuento porque en una nota de Gloria Reza en su revista Proceso se ha informado que “el director general del Fondo de Cultura Económica (FCE), Paco Ignacio Taibo II, respaldó la postura del presidente, Andrés Manuel López Obrador, al considerar que la Feria Internacional del Libro (FIL) es usada de manera política para atacar al gobierno federal. (…) Como director del Fondo coincido totalmente con los puntos de vista del Presidente de la República, respecto al manejo político que la Feria de Guadalajara está dando, convirtiéndola en un portavoz del pensamiento conservador”.

Es que de veras hay que ser un cretino. Taibo paseaba año tras año por los pasillos de la Feria abrazando a sus muchos lectores, que los tiene y a puños, presentando sus libros que los tiene, a tufaradas. Taibo, la congruencia en cuatro patas, o como se diga.

Sin mencionar el nombre de Raúl Padilla, Liópez dijo que el evento se convirtió en una “alianza” entre el ex rector, “director de la Feria”, y el gobernador de Jalisco, Enrique Alfaro, “levantando los fantasmas de la censura, y la acusación de populismo”.

Oid a Taibo: “Más allá de nuestras diferencias, con el estilo de Guadalajara, demasiada alfombra roja, precios, falta de política de precios populares, cobro de la entrada, etcétera”, el FCE participará en la FIL aportando sus redes y con la librería que se ubica en esta ciudad. Ah, qué generoso, sí, porque el FCE le pertenece a Taibo. Con la pena pero el FCE no es propiedad de Taibo, se le ha prestado, para nuestra desgracia, a Taibo el hombre del libro, pero no nos engañemos, lo que ha hecho en términos editoriales es basura. Dice Taibo: “Le deseamos la mejor de la suertes a la feria porque en el fondo lo que nos preocupa a nosotros y a buena parte de los que ahora están en esta feria son los lectores”. Mju, sí Taibo.

Un Ferrari

La FIL ha iniciado en uno de los peores años mexicanos que se recuerden. Sus directivos lo han hecho bien y en forma, en defensa del libro. Aquí el único que no defiende el libro es Taibo. Porque no hace libros sino cómics, manchados por ilustradores militantes. No seamos roñosos, así decía Monsiváis, Taibo es un escritor hecho y derecho de éxito internacional.

Ahora mal sin bien, a Gil le parece un escritor abundante y no pocas veces mediocre. Nadie puede hacer tantos buenos libros y Taibo ha logrado algunos muy buenos, pero como comisario y empleado del gobierno se convirtió en un escritor al servicio de un patrón. Oiga, Taibo, le informan a Gilga que hay un Ferrari, llévelo, sin compromiso usted; ah, si pudiera entrar en sus interiores se vería como un gran comunista elegante de camiseta.

Ver más en Milenio

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password