Recomendamos también: Santiago, el inquisidor, por Carlos Puig

FOTO: GALO CAÑAS /CUARTOSCURO.COM

No deja de sorprenderme que un hombre sobre el que cayó el peso de los intereses oscuros del Estado cuando era fiscal de delitos electorales haya hecho el par de apariciones que le hemos visto en las mañaneras.

Es más, creo que los dos mañanazos más duros lo han tenido a él como protagonista. El de los familiares de Guillermo García Alcocer, de la CRE, y ayer el de la serie televisiva del populismo, Alejandro Quintero, Federico Berrueto y muchos otros.

Me parecería un error de principio argumentar desde los ayer acusados.

Eso es lo que pretende el espectáculo de ayer, ese es el debate que se quiere, que el juicio y la sentencia se den en le tribunal de la opinión pública.

No.

Se trata del aplastamiento de los principios contenidos en nuestras leyes: de la presunción de inocencia, de protección de datos personales, de la evaluación que de las acusaciones haga un ministerio público y decida qué presentar ante un juez, que después evaluará las evidencias y con base en la ley comenzará o no un proceso judicial donde los acusados tendrán oportunidad de defenderse; en fin, el proceso con el que la humanidad terminó con el ojo por ojo.

Es más, uno podría sospechar que el espectáculo mañanero está casi diseñado para fracasar en el proceso judicial al entregar tantos elementos a los abogados de los mencionados en la conferencia y en los documentos presentados, para armar la defensa.

Más información: http://bit.ly/2CjAShK

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password