Recomendamos también: ‘¿Qué es la corrupción?’, por Gil Gamés

Gil bajaba la cortina de la semana con una fatiga continental (así le llaman los médicos). Gamés caminó sobre la duela de cedro blanco y llegó a la bien llamada mesa de novedades. En ella encontró un pequeño libro: ¿Qué es la corrupción?, un ensayo de Leslie Holmes publicado por la editorial Grano de Sal en coedición con Mexicanos contra la Corrupción y la Impunidad y con una breve introducción de María Amparo Casar. El estudio de Holmes, profesor de ciencia política en la Universidad de Melbourne, es un manual sobre los antecedentes, consecuencias, ligas, puentes y complicidades que provoca la corrupción. Gil pone aquí algunos párrafos para la actualidad mexicana.

···

En su sentido tradicional, corrupción hace referencia a la impureza moral; la palabra misma deriva del verbo latino que, dependiendo del contexto, significa “arruinar, contaminar, maltratar o destruir”.

···

Arnold Heidenheimer trazó una distinción útil entre lo que llamó corrupción negra, blanca y gris. Con base en su conocimiento de que la élite y los ciudadanos comunes a veces perciben los fenómenos de manera distinta, Heidenheimer definió la corrupción negra como actividades que la mayoría tanto de la élite como de la masa condenan y quieren ver castigadas, mientras que la corrupción blanca se refiere a actividades que, aunque también son percibidas formalmente como corrupción, son más o menos toleradas por ambos grupos por lo que no quieren ver castigados a quienes las cometen. La corrupción gris incluye actividades sobre las cuales la élite y el público general tienen opiniones diferentes, incluyendo la ambivalencia, incluso dentro de cada uno de esos grupos.

···

Con frecuencia hay mucha superposición e interacción entre el crimen organizado y la corrupción; en realidad el crimen organizado no podría tener el éxito que tiene si no fuera por la colusión entre las organizaciones criminales y los funcionarios corruptos.

···

Tanto las bandas de delincuentes como los funcionarios corruptos persiguen intereses individuales que van contra los de la sociedad y los del Estado.

···

Si corrupción significa más desconfianza hacia el Estado y sus funcionarios, puede provocar un “retorno a la familia” en general, y un mayor apego a la parentela. Un efecto potencialmente negativo de esto es que la mayor identificación con parientes y amigos puede provocar una disminución del capital social y un creciente distanciamiento entre grupos sociales, lo que puede conducir a conflictos étnicos.

···

Niveles altos de corrupción y los consiguientes bajos niveles de confianza en el Estado pueden aumentar la sensación de inseguridad en la sociedad. Por ejemplo, si los ciudadanos no confían en los agentes encargados de la aplicación de la ley porque son corruptos, estarán menos dispuestos a denunciar delitos a las autoridades.

···

Para ejercer sus funciones de defensa, aplicación de la ley y mantenimiento del bienestar general, el Estado necesita financiamiento adecuado; si la corrupción reduce los ingresos del gobierno eso tiene efectos perjudiciales para la capacidad general del Estado de proteger a la población. Hay una correlación fuerte entre Estados débiles y altos niveles de corrupción.

···

Un método administrativo para combatir la corrupción cada vez más popular es la rotación, por la que los funcionarios son trasladados regularmente de un puesto a otro.

···

Los Estados pueden ayudarse mutuamente a reducir la corrupción permitiendo la extradición. Por desgracia muchos países no permiten la extradición de sus ciudadanos a otros países, aún cuando estos últimos puedan presentar pruebas de aquellos que han cometido delitos. Esto ayuda a los funcionarios y ejecutivos corruptos.

Más información: http://bit.ly/2XrtPzc

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password