Recomendamos también: Presidente pendenciero, por Federico Berrueto

Foto: Xinhua

Al presidente López Obrador le apremia el tiempo. Hace bien, el periodo de gobierno se va más rápido de lo que parece. En su caso, la toma de posesión del sucesor o sucesora habrá de darse el 1º de octubre, dos meses menos por la reforma que acortó el periodo entre la elección y el inicio del gobierno. Todos los presidentes llegan muy tarde a comprender la fluidez de los acontecimientos.

Esta preocupación ha llevado al Presidente a la irracionalidad en la entrega de obras. Es posible, por la disciplina propia del sector castrense, que el aeropuerto Felipe Ángeles fuera el único caso que pudiera estar operando en tiempo. Es prácticamente imposible que la refinería de Dos Bocas o el Tren Maya estuvieran en operación en lo previsto.

A esta obsesión se debe la mezquindad del gobierno en los programas para reactivar la economía o para aliviar a la sociedad por la pandemia del covid-19 y su secuela. La ausencia de pragmatismo presupuestal tiene mucho que ver con las fijaciones presidenciales. Aun así, obras y proyectos importantes no verán feliz término.

Otear el futuro, al menos el de la gestión, es tarea obligada. A partir de la mala experiencia que le tocó padecer, Ernesto Zedillo previó desde el inicio cómo quería dejar al país. Fue criterio durante todo el gobierno; fue la primera sucesión presidencial sin crisis a lo largo de la historia nacional.

La prospectiva de López Obrador es individual, como todo lo que ha hecho en su vida. La opinión de los demás vale en la medida que le acomode, aunque sea franca mentira y manipulación como han sido los dichos y acciones del Dr. López-Gatell. El futuro que le viene le debería inquietar. Quizá su apuesta sea la historia como él la entiende, pero la que vale no la escribe él ni los suyos y por lo ocurrido, difícilmente saldría bien librado, no solo él, sino quienes le acompañaron, los complacientes y los ineptos opositores.

¿Cuál será la situación del país cuando termine este gobierno? López Obrador ha impuesto su sello personal. Su persistencia que raya en la necedad significa que hacia delante habrá más de lo mismo. El sucesor no será a modo, aunque gane el Morena la elección presidencial, porque la exigencia de cambio, cambio auténtico, será abrumadoramente mayor que el de continuidad. Como con todos los populistas, su ocaso trágico está escrito.

Los poderes fácticos se alinean al Presidente. En eso el México de la democracia no ha cambiado. Pero de la misma forma, es predecible que conforme avance el tiempo el obsequioso e interesado aplauso ceda al reclamo. Quizás el Presidente no lo advierta, pero su gobierno, como ninguno, ha sido de abuso recurrente. Hay temor y miedo en muchos (menos en los delincuentes), pero eso también al final desaparece.

México será al término de este gobierno más pobre, desigual, violento, injusto y vulnerable. Seguramente la corrupción no estará en el Presidente, pero mucho será su asombro cuando advierta su persistencia. Entender esto no requeriría de mucho y harían del Presidente una persona menos soberbia, más asertiva en lo positivo y mucho menos pendenciero.

Ver más en Milenio

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password