Recomendamos también: Morirse así, por Héctor de Mauleón

Idalia fue internada en el hospital general de Xoco el pasado 1º de julio. Presentaba un traumatismo encefálico grave. Una agente del ministerio público abrió una carpeta por “hechos posiblemente constitutivos del delito de lesiones culposas por caída de vehículo en movimiento”.

Hacia las 14:00 horas de aquel sábado, testigos que se hallaban en la calle de Concepción Beistegui esquina con Doctor Vértiz vieron que una mujer de cerca de 30 años se hallaba tendida en el pavimento. Parecía que se había arrojado “de un vehículo automotor del transporte público, contundiendo directamente en pavimento con cráneo”.

Los testigos, entre ellos las empleadas de un negocio cercano, se percataron del hecho “solo ya cuando la muchacha se encontraba en el suelo”.

La policía de investigación revisó una cámara del C-2 Sur. Advirtió que a las 13:33 de aquel día “un vehículo tipo camión de pasajeros del servicio público” cruzó Doctor Vértiz “sin hacer alto total”.

En el video se observó que cuando la unidad redujo la velocidad, una persona se lanzó “de la puerta trasera del camión hacia el asfalto golpeándose con el mismo, continuando su marcha el camión y quedando en el asfalto dicha persona”.

Algunas personas se acercaron a la víctima para prestarle auxilio. Un testigo oprimió un botón de pánico cercano.

Una mujer, de nombre Marilú, vio que la muchacha “tenía un sangrado muy abundante”. Vio también que algunas personas corrían detrás del camión. Oyó que otras personas decían que “estaban asaltando el camión”. Llegó una patrulla.

Entre las pertenencias de Idalia había una agenda que contenía su credencial de elector y un número de teléfono. Otra testigo, María de la Luz, marcó el número telefónico y avisó que Idalia se había accidentado e iban a llevarla al Hospital de Xoco.

Más información: http://eluni.mx/2flDYXd

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password