Recomendamos también: Misterios sin resolver, por Gil Gamés

Foto: Mauricio Huizar

Gil lo leyó en su periódico MILENIO con los pelos de punta y punto. Después de las agresiones de que fueron víctimas estudiantes del CCH Vallejo y otros planteles que marchaban rumbo al edificio de Rectoría para exigir seguridad en sus escuelas, 30 mil estudiantes se reunieron frente a la explanada de Rectoría para protestar. Más de 35 escuelas y facultades entraron en paro y se proponen entregar a las autoridades un pliego petitorio. Este es el resultado inmediato del ataque: dos jóvenes graves y otros tantos golpeados por un grupo de choque, una reacción multitudinaria, un problema político serio, la UNAM amenazada, el rector de la máxima casa de estudios en su laberinto.

La pregunta que propios y extraños se hacían en los mentideros era una sola: ¿quién mandó a esa brigada de asalto? Nadie sabe, nadie supo, pero el rumor, esa precaución que toman los hechos antes de volverse realidad, diría el clásico, apuntaba al Estado de México, así sin más, pero sin menos. Todo era miel sobre hojuelas, caricias de seda, transición de terciopelo y, de pronto, alguien empuja un cuerpo al abismo (¿cómo ven a Gil escribiendo como un columnista de fuste y fusta?). La verdad sea dicha, el rector Graue y su equipo reaccionaron rápido y expulsaron a 18 violentos de la UNAM. La mecha se ha encendido, ¿será corta o será larga?

Un verde moreno medio tricolor

Otro misterio sin resolver: el gobernador-senador o senador-gobernador, o gobernador-gobernador, o senador-senador, o como usted quiera y mande, Manuel Velasco afirmó a pie juntillas que no existe relación alguna entre la aprobación de su licencia para separarse del cargo de senador y la incorporación de cinco diputados del PVEM a la bancada de Morena en la Cámara de Diputados.

Gil hace una pausa dramática: de verdad qué castigo divino, qué desgracia que un estado de la República mexicana tenga un gobernador como Manuel Velasco, una verdadera tragedia. Gil gritó: ¡llamas a mí! Qué políticos más cínicos, desvergonzados, ineptos e impresentables. “No existe ninguna relación entre la aprobación de mi licencia al Senado y la decisión de diputados del Partido Verde de formar parte de otro grupo parlamentario”. Anjá, sí. Cómo ño. Y Morena hizo su primera gran exhibición: que sí, que no, el ruletero. Arturo Escobar, coordinador del Verde en la Cámara de Diputados, reconoció que tuvo una negociación con Mario Delgado para que les cediera cinco diputados y alcanzara así Morena la mayoría absoluta. Gil no se espanta, faltaba más, así se hacen las mayorías, pero caracho, el señor Velasco es un asco (asco-asco).

Al paso que vamos, Morena tendrá una mayoría de 498 diputados, o los que usted quiera y mande, una mayoría monstruosa, sin contrapeso alguno. Gil lo leyó en su periódico Reforma. Por lo mismo, el presidente electo Liópez exigió a los diputados del partido que encabeza, y del que es dueño absoluto, comportarse de forma decente, respetar a la oposición, no marearse con el poder, tampoco pedir moches, ni caer en gritos y estridencias. Con el Presidente electo no hay tu tía, y muchos diputados andan en el lomo de un venado y esto no tiene precedentes y en fon. ¿Escuchaste, Noroña? Jiji. Divertido.

Más información: http://bit.ly/2MQiqoa

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password