Recomendamos también: Magistrados y recesiones, gulp, por Gil Gamés

Foto: Cuartoscuro

Empecemos por el final: todo es muy raro. No es que Gil esté chapado a la antigua, pero le suena muy extraño: ¿el presidente de la Suprema Corte de Justicia como invitado especial en un programa de estandoperos afecto al gobierno? Pues así las casas (muletilla patrocinada por Bartlett), Arturo Zaldívar aparecería en el programa de John y Sabina con el tema: “Justicia en México: ¿será posible?”. ¿El ministro presidente duda que la justicia sea posible en México? Mon Dieu. Gilga añade que la entrevista, la plática o el chacoteo ocurriría en un canal del Estado, en un medio público.

A Gamés ya le había parecido extraño que la respuesta del ministro Zaldívar ante la grave, pero no tan grave, pero medio grave, o como usted quiera y mande, renuncia del ministro Medina Mora sucediera a tuitazos. Zaldívar rompió el silencio en el que se envolvió la Corte con este tuit: “Tiene razón el distinguido constitucionalista Diego Valadés. La SCJN no es, ni puede ser, un partido de oposición. No es ese su papel ni su función en una democracia constitucional”.

Gil se llevó los dedos pulgar y cordial a las sienes, un gesto de nuestros tiempos. Que Gamés sepa, nadie le ha pedido a la Corte que sea un partido de oposición, en cambio la división de poderes sí funciona como un sistema de contrapesos. De no ser así, Gamés ha vivido equivocado. Gruesas gotas de sudor perlaron la frente de Gilga y de inmediato empezó a hiperventilar. No somos nada; o sí, somos maestros en rarezas, cosas únicas en el mundo.

¿Viene una tormenta?

En otro orden de cosas, como dicen en los noticieros. Gilga lo leyó en una nota de Juan Carlos Cruz Vargas en su revista Proceso. El secretario de Hacienda y Crédito Público, Arturo Herrera, emprendió esta comisión declarativa: “Tenemos 33 trimestres sin una recesión, con crecimientos muy mediocres, porque ha sido muy mediocre en los últimos años… Lo que tenemos que hacer es estar preparados. Para nadie es un secreto las tensiones internacionales y el proceso de desaceleración”. Según Herrera, el gobierno ya actúa de cara al peor escenario que podría enfrentar la economía mexicana. Ay, dioses, “el peor escenario”, si ya de por sí.

El secretario de la Hacienda: “La Secretaría es extraordinariamente prudente con las finanzas públicas, impulsa programas para empujar la demanda agregada, que tiene un impacto contracíclico; al tiempo que hay mucho cuidado en la ratificación del acuerdo de libre comercio”. Cuando empiezan los impactos contracíclicos, Gilga se pone muy nervioso.

Nervioso es poco, Gil sufre un ataque de ansiedad: “Aun en un entorno muy complejo como el que hay, si nosotros lográramos que el tratado se ratificara en las próximas semanas, esto cambiaría totalmente las condiciones de México, es decir, tendríamos un entorno internacional muy incierto, con una vía de certeza casi única para México, Canadá y Estados Unidos”. Sugiera usted, secretario, Gil está puesto: ¿rezamos, nos reunimos al pie de la pirámide del Sol, nos tomamos de las manos y cerramos los ojos?, lo que usted diga y mande con tal de que tengamos “la certeza única”.

Más información: http://bit.ly/2p3ML7O

 

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password