Recomendamos también: ¿Los oye Lozoya?, por Gil Gamés

Repantigado en el mullido sillón del amplísimo estudio, Gil pensaba en Emilio Lozoya. A veces uno no es dueño de sus pensamientos. El ex director de Petróleos Mexicanos informó que no acudirá a declarar ante el juez que lo requiere por considerar que no existen las garantías legales para hacerlo. En efecto, ahí mismo le echan el guante al granuja y a la sombra. Lozoya denuncia y se dice víctima de una persecución política y una campaña mediática. Anjá, cómo ño, a los sinvergüenzas siempre los persigue la mano injusta de sus enemigos.

En una carta a la opinión pública, el ex funcionario federal y pillo de siete suelas, aseguró que la orden de aprehensión en su contra es irregular e ilegal. Anja, cómo ño. ¿Y la casota en Ixtapa, Emilio? Sí, esa con playa privada y un acantilado desde donde se puede ver el mar. ¿Se la compró con su dinero, podría demostrarlo? Lozoya afirma que las órdenes de cateo a la casa de sus papás se obtuvieron con falsos informes policiales. Esto puede ser cierto, nuestro sistema de justicia es una basura.

Lozoya al micrófono: “Ha habido una persecución mediática en mi contra desde 2017, en donde se me ha acusado, se me ha juzgado y se me ha condenado, violando en mi perjuicio los derechos humanos consagrados en la Constitución y tratados internacionales. Detrás de esta campaña mediática hay intereses de poder, los cuales serán develados en su momento”. El ex director de Pemex se ha disfrazado de ratón viejo. Cada quien elige su disfraz.

La huella del dinero

Sigue la huella del dinero, dice el clásico. Gil lo leyó en Sin embargo: “Documentos y testimonios obtenidos por Univision revelan cómo Pemex aprobó la compra de una compañía de fertilizantes en quiebra pese a las objeciones de consejeros de la empresa”, así compró Lozoya Fertinal. Ahora mal sin bien: el abogado de Lozoya afirma que el ex presidente Peña estaba al tanto de todo. No hay que ser Sherlock Holmes para saber que Peña lo sabía todo. Lo cual vuelve muy interesante el caso Lozoya. Gil hesita, Gil inquiere: ¿estamos ante el principio del primer juicio a un ex presidente mexicano?

Dice Lozoya que cuando reciba las garantías a las que tiene derecho “aclararé que funcionarios del nivel que sea intervinieron en lo que hoy se investiga”. Mira por dónde. Lozoya dice que el delito imputado a él y a su hermana Gilda Susana no es grave ni amerita prisión preventiva oficiosa. “Es claro que si me presento ante el Juez de Control me van a vincular a proceso y van a pretender dictar prisión preventiva justificada, no obstante que el delito que se me imputa no lo amerita y nunca me sustraje de la acción de la justicia, en consecuencia tengo todo el derecho en cuidar mi libertad, ya que todas las acciones son definitivamente una persecución política orquestada en mi contra”.

Más información: http://bit.ly/2ZgjaEO

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password