Recomendamos también: Lecciones de periodismo, por Francisco Ortiz

Ahora resulta que desde el púlpito presidencial de Palacio Nacional se dictan lecciones de periodismo con la pretensión de reeducar a los comunicadores  profesionales, a partir de lo que el insólito profesor considera el verdadero sentido de esa actividad tan cara para la democracia de este país.

Al hacerlo, reprueba en una sola sesión, su conferencia de prensa matutina del pasado lunes 22, a cuatro diferentes medios de comunicación que no se ajustan a sus lineamientos y que se refugian según él en “la comodidad de la independencia” para no comprometerse con el cambio que él dice encabezar.

Así, regaña a la revista Proceso porque se ha “portado mal” con él; difama al portal SinEmbargopor publicar una información sobre la estancia del hijo menor del mandatario en un centro de veraneo ultra fifí de San Luis Potosí; descalifica por enésima ocasión al diario Reforma y exige al periódico británico Financial Times disculparse por solapar la corrupción neoliberal en México.

En su perorata contra Proceso define por fin, sin lugar a dudas, su concepción sobre el papel de la prensa, desde una visión decimonónica. No tiene desperdicio:

“La revista Proceso, por ejemplo, no se portó bien con nosotros”, espetó al reportero Arturo Rodríguez García, de ese semanario, que acababa de hacerle una pregunta. “No es ningún reproche”, aclaró a su más puro estilo.

– No es papel de los medios portarse bien, Presidente, con alguien…– replicó Rodríguez García.

– No, pero estamos buscando la transformación y todos los buenos periodistas de la historia siempre han apostado a las transformaciones. Es una visión distinta, sí, pero Zarco estuvo en las filas del movimiento liberal y los Flores Magón, también…

– Son 150 años de distancia, Presidente.

– Sí, los periodistas mejores que ha habido en la historia de México, los de la República Restaurada, todos, tomaron partido. Y es que es muy cómodo decir: ‘Yo soy independiente o el periodismo no tiene por qué tomar partido, o apostar a la transformación’. Entonces, es nada más analizar la realidad, criticar la realidad, pero no transformarla.

Más información: http://bit.ly/2YlGLDo

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password