Recomendamos también: ¿Existe el PRI?, por Gil Gamés

Foto: Notimex

Gil tiene serias dudas de que el partido hegemónico durante años en México exista. La elección del nuevo presidente del Comité Ejecutivo Nacional (CEN) del PRI así lo demuestra. No se apresuren, trancuilos, Gamés ya sabe que gobiernan muchos estados, que son un centro de poder político (ah, esto suena bien, ¿no, Alito?). La verdad sea dicha (muletilla patrocinada por Morena en pleno), el PRI agoniza. Dicen que de su padrón de 6 millones votaron un millón 500, y que 80% lo hizo a favor de Alejandro Moreno Cárdenas. Una aplanadora. Una multitud que apoya a Alito, o AMLITO, como le dicen muchos, salió de sus casas a votar por él. Serio: impresentables, las simulaciones priistas siempre fueron así, porque tenían el poder, sin el poder solo parecen ridículos, decrépitos, inservibles.

La elección

La lectora y el lector y le lectere lo saben: José Narro renunció a la contienda y al partido denunciando condiciones de inequidad y un padrón manipulado. Las fórmulas competidoras para la presidencia y secretaría general del CEN fueron las siguientes: Ivonne Ortega (ex gobernadora de Yucatán) junto con José Encarnación Alfaro. Lorena Piñón junto con Daniel Santos. Alejandro Moreno (ex gobernador de Campeche) junto con Carolina Viggiano (ex diputada federal y ex primera dama de Coahuila, cónyuge de Rubén Moreira).

Ah, la sorpresa; ah, la novedad; ah, la transparencia: AMLITO ganó, y por mucho. Alejandro Moreno era el favorito en todas las encuestas de la elección interna. Tanto José Narro, en su momento, como Ivonne Ortega denunciaron que Alejandro Moreno presumió el apoyo del presidente López Obrador para su candidatura.

¿Se convertirá el PRI en el satélite de Morena? ¿Acaso no era la semilla de Morena? Por cierto, todos los gobernadores priistas, con la excepción de Claudia Pavlovich (Sonora), dieron su respaldo público a Alejandro Moreno.

Deudas

El PRI se ha convertido en la madame Bovary de la política mexicana: las deudas lo agobian y no sabemos si los acreedores lo llevarán al suicidio. Una nota de Héctor Gutiérrez y Ariadna Ortega en el portal Expansión dice esto: “El PRI pasó de ser el partido con el mayor financiamiento público, a arrastrar problemas económicos, al grado de contratar una deuda por 196 millones 373 mil pesos para cubrir los gastos ordinarios del CEN, en medio de su elección interna para seleccionar a su próximo dirigente”.

La misma nota en Expansión dice esto: “Es la primera vez desde 2016 —cuando el INE empezó a hacer públicos los reportes trimestrales de los partidos— que (el PRI) tiene un déficit de 23 millones 569 mil 282 pesos, en los primeros meses de este 2019.”

Otro dato aportado por la nota de Expansión: “Tras su debacle electoral en las elecciones del 1 de julio de 2018, el tricolor recibió en 2019 un financiamiento ordinario de 811 mdp, 51.5% menos que los mil 675 millones que recibió el año pasado.”

Gil acepta que le da cierta nostalgia el PRI que no puede llenar Morena. Aquellos tiempos, caray, esa época en la cual el presidente Liópez Obrador militaba en el tricolor. ¿Haremos elecciones internas, señor? No sea ridículo, el dirigente se llama AMLITO y punto y se acabó. No gaste dinero. ¿Presente o pasado? Más bien futuro.

Más información: http://bit.ly/2ZWMO2Q

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password