Recomendamos también: El estallido chileno, por Héctor Aguilar Camín

Quien quiera acercarse a la complejidad política, económica, moral, generacional del estallido de Chile, hará bien en leer con cuidado el texto de Martin Hopenhayn, el filósofo chileno: (“Chile: entre el madrugar y el despertar”.  https://bit.ly/31QTqzW).

Por qué el país reconocidamente más exitoso de América Latina, el de la más tersa y eficaz transición a la democracia y al crecimiento económico, el de mayor tradición civilista y democrática, estalla de pronto en una ola de ira y destrucción que, para el día en que Hopenhayn firma su texto, había producido 18 muertos, 30 supermercados incendiados, 333 saqueados, 77 estaciones de metro dañadas (41 destruidas parcialmente, 20 incendiadas).

“Chile despertó”, dice la consigna ubicua del estallido chileno. Lo que nos sugiere Hopenhayn es que en realidad Chile llevaba demasiado tiempo de no dormir bien o de no dormir tranquilo, atrapado en los desvelos de una sociedad de clase media, con necesidades y hábitos de consumo de clase media, pero detenida en los ingresos requeridos para ello.

Una sociedad cuyos adultos mayores no alcanzarán las pensiones prometidas por las fallas del sistema de jubilación privado; cuyos jóvenes viven endeudados por haber pagado unos estudios universitarios que no les dieron acceso a los buenos empleos que esperaban; cuyas familias adquirieron hábitos de consumo que pagaron también endeudándose para comprar la casa, el coche, el seguro de vida.

Más información: http://bit.ly/36dsayQ

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password