Premio Nacional de Protección Nacional

Recomendamos también: ¿De qué presumen?, por Francisco Garfias

Foto: Cuartoscuro

No sé de qué presumen el presidente López Obrador y su nuevo delfín y vocero de la pandemia, Hugo López-Gatell. Los resultados de la estrategia contra el covid-19 son, francamente, malos.

Somos octavos a nivel mundial en defunciones, decimosexto en contagios; últimos de la OCDE en pruebas y tenemos la tasa de letalidad más alta de América Latina.

Allí están las estadísticas, aunque el Presidente tenga otros datos. No se justifica, pues, el cotidiano optimismo de López Obrador. La pandemia no se ha domado, la curva no se ha aplanado. No vamos bien, “sino todo lo contrario”, para citar al clásico.

El país seguirá en semáforo rojo, a excepción de Zacatecas, al término de la jornada nacional de sana distancia, que no pocos vieron como el fin del encierro. Hubo muchos ilusos, por eso hay tantos desilusionados.

*

Tampoco se entiende la soberbia que el subsecretario de salud ha mostrado ante las críticas, en particular de los senadores de oposición.

La polémica escaló. Ya hay una denuncia ante la Función Pública, por “violencia de género”, contra el doctor Gatell. La puso la legisladora panista Alejandra Reynoso.

Justo es decir que Reynoso sugirió, en la comparecencia, que es un mentiroso, manipulador y lambiscón. “Por complacer a una persona (YSQ) está traicionado la salud del país”, le dijo.

Algo más grave. Las comparecencias de altos funcionarios del gobierno de la 4T quedaron suspendidas en el Senado a petición de Morena. La mayoría tiene la piel muy blandita.

*

Más del pleito con Gatell. Llama la atención el tuit que puso el jueves el senador Dante Delgado, de Movimiento Ciudadano, en relación con la comparecencia:

“Noto que desde el gobierno se impulsa una serie de señalamientos a mi persona. La razón es el mensaje que di en la Junta de Coordinación Política del Senado al doctor Gatell”. Vi enterita la comparecencia del afamado doctor. La intervención del senador del MC fue de las mejores. Le dijo una por una sus verdades al subsecretario. Todo alrededor de la afirmación de que había tiempo y se perdió:

1.- Mientras la OMS declaraba el covid-19 pandemia mundial, aquí continuaban las giras presidenciales y el doctor López-Gatell declaraba que AMLO es “una fuerza moral y no de contagio”.

2.- Defendió la realización del Festival Vive Latino, el cual reunió a más de 40 mil personas en la CDMX.

3.- Se mantuvieron abiertos los aeropuertos a vuelos internacionales desde países con altos niveles de contagio, al tiempo que 50 naciones cerraban sus fronteras.

4.- No atendió la recomendación de la OMS de hacer pruebas, pruebas y más pruebas. “Usted fue obstáculo para hacerlas”, le dijo.

5.- El 2 de marzo afirmó que ninguna evidencia científica validaba el uso de cubrebocas. El 29 de ese mes el Presidente dijo que no se lo pondría, por recomendación del doctor Gatell. Días después, el doctor reconoció que era una medida auxiliar para la propagación del contagio en el tránsito a la “nueva realidad”.

6.- México tiene una tasa de letalidad del 11.1 por ciento. Casi dos veces más alta que el promedio mundial.

7.- Se tardó mucho en reconocer que hay un subregistro de casos y defunciones.

8.- No se convocó al Consejo de Salubridad General como mandata la Constitución.

Que le hayan señalado esos y otros “errores” molestó a López-Gatell, quien se mantuvo en su terca idea de que la curva se aplanó, si tomamos en cuenta lo que pudo haber pasado si no se toman medidas.

*

Ya el lunes empiezan a trabajar las industrias de la construcción, transporte y minería. El gobierno federal definirá los tiempos de reactivación de cada sector. Los gobiernos estatales, las medidas de protección adicionales.

Ver más en Excélsior

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password