Recomendamos también: Borges, por Gil Gamés

Gil cerraba la semana con jirones en la garganta. Una tos de perro lo agobiaba. Caminó sobre la duela de cedro blanco y encontró un viejo libro reeditado: Diccionario privado de Jorge Luis Borges (Nausícaä, La Rosa profunda, 2008), de Blas Matamoro. Gil ha decidido cerrar el año, hoy y mañana, con dos entregas de frases, iluminaciones, aforismos, provocaciones de Borges. Aquí vamos:

***

· En la pasión el recuerdo se inclina a lo intemporal. Congregamos las dichas de una sola imagen; los ponientes diversamente rojos que miro cada tarde serán en el recuerdo un solo poniente. Con la pasión pasa igual: las más incompatibles esperanzas pueden convivir sin estorbo. Dicho sea con otras palabras: el estilo del deseo es la eternidad.

·El amor exige continuos milagros y reciprocidad. Si uno deja de ver a una persona por unos días se puede llegar a sentir muy desdichado. Se siente con mucha intensidad y puede llevar a la desgracia. La amistad en cambio, puede prescindir de la frecuentación.

· El coito es aquel momento de la dicha en que cada uno es los dos, la unión en que nos perdemos para perdernos luego en el sueño.

· Una función del arte es legar un ilusorio ayer a la memoria de los hombres.

· He consagrado mi ya larga vida a las letras, a la cátedra, al ocio, a las tranquilas aventuras del diálogo, a la filología, que ignoro, al misterioso hábito de Buenos Aires y a las perplejidades que no sin alguna soberbia se llaman metafísica. Tampoco le ha faltado a mi vida la amistad de unos pocos, que es lo que importa. Creo no tener un solo enemigo o, si los hubo, nunca me lo hicieron saber. La verdad es que nadie puede herirnos salvo la gente que queremos (1969).

· He firmado tantos ejemplares de mis libros que el día que me muera va a tener un gran valor uno que no la lleve. Estoy convencido de que algunos la borrarán para que el libro no se venda tan barato.

· Con las drogas no sé si he tenido buena o mala suerte. He ensayado con la cocaína tres veces seguidas y me ha parecido una pastilla de menta. Supongo que lo mismo ocurre con la marihuana y las demás. Lo que pasa es que la gente se da cuerda.

· Cuando escribo no pienso nunca en los lectores. Salvo en el sentido de no presentarles dificultades.

Más información: http://bit.ly/2S4z19j

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password