Recomendamos: Slim, López Obrador y el aeropuerto, por Carlos Puig

El 16 de abril, Carlos Slim dio una larga conferencia de prensa para defender el Nuevo Aeropuerto Internacional de México, del que es uno de los mayores contratistas y que codiseñó su yerno. Entre lo que dijo fue que no entendía por qué esa obra no se había dado bajo concesión, ya que la inmensa mayoría de los aeropuertos del país operan bajo ese esquema.

Esa misma tarde, en alguna parada de campaña, después de meses de insistir en que el NAIM sería cancelado, López Obrador dijo que si Slim estaba dispuesto a invertir el mucho dinero que se necesita para la obra, él se lo concesionaba en caso de llegar a la Presidencia.

Esa noche, en el noticiario, dije de broma que tal vez habíamos visto la entrega de una concesión en público y en televisión nacional.

La broma de repente se empezó a volver realidad.

Ya cuando había estado con nosotros en MILENIO, López Obrador había dejado que su problema con el aeropuerto era uno de dinero: “…se puede hacer un aeropuerto en medio del océano Pacífico, del Atlántico, eso no es ningún problema. Lo que pasa es que cuesta muchísimo, que es este caso. Entonces, nosotros vamos a resolver el problema construyendo dos pistas en el aeropuerto militar de Santa Lucía y en vez de 250 mil millones, vamos a ejercer 50 mil millones, se van a ahorrar 200 mil millones”.

De repente y como de la nada, el director del Grupo Aeroportuario, entidad que está haciendo la obra, dijo que sí, que es viable y no ve problema en que si así lo decidía el gobierno sí se puede concesionar.

Más información: http://bit.ly/2rzvm52

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password