Recomendamos: Qué cosas suceden con el socavón, por Gil Gamés

FOTO: MARGARITO PÉREZ RETANA /CUARTOSCURO.COM

Gil podría jurar a pie juntillas que nunca en la historia reciente se acumularon tantas irregularidades en tan solo 15 kilómetros de carretera construidos en Morelos, el famoso Paso Express. Gilga leyó la noticia en su periódico Reforma. La Secretaría de la Función Pública encontró mil 34 millones de pesos en anomalías. Esta cifra es casi la mitad de los 2 mil 213 millones de pesos que la Secretaría de Comunicaciones y Transportes pagó por la carretera de 14.5 kilómetros. La auditoría reveló que se cometieron irregularidades en casi todas las fases del proyecto. Hubo recomendaciones técnicas que fueron ignoradas (ah, al fin una voz pasiva) y que al cabo de los días le costó la vida a dos personas.

Cuando se construía el tramo carretero, los vecinos de la zona solicitaron que el tubo de la barranca Santo Cristo, que pasaba por debajo del kilómetro de socavón, fuera cambiado por uno de mayor capacidad para evitar el riesgo de inundaciones. Nadie en la empresa constructora y en la Secretaría de Comunicación y Transportes los oyó. Consecuencia: un socavón de 5 metros de profundidad y dos muertos.

Renunciar

Van a perdonar a Gil, pero si las observaciones de la Secretaría de la Función Pública no ameritan la destitución del secretario Ruiz Esparza, Gamés no sabe que sea necesario para ser despedido de forma fulminante de un cargo de alto nivel. Quizá echar abajo la Torre Latinoamericana, incendiar el Museo de Antropología, tirar a la basura un códice prehispánico, en fon, ¿qué hace falta? Solo Dios y el presidente Peña lo saben.

Más información: http://bit.ly/2wYk3Y7

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password