Recomendamos: ¿Prueba de Covid para López Obrador?, por Raymundo Riva Palacio

El mayor secreto de la visita del presidente Andrés Manuel López Obrador a su contraparte Donald Trump es la negociación, que ha resultado compleja y difícil, que desde hace cuatro días llevan a cabo los mexicanos con los estadounidenses, para evitar que cuando entre a la Casa Blanca y le tomen la temperatura, en caso de tenerla alta, no sea obligado a realizarse la prueba del Covid-19. La negociación está atorada y no se ha podido llegar a ningún acuerdo.

Para los mexicanos, si se toma en cuenta la posición pública de López Obrador, el que no se haya aplicado la prueba es parte de su narrativa política de ser diferente; en el caso de Trump, su salud es un tema de seguridad nacional.

El sistema inmunológico de López Obrador ha sido reforzado durante todos estos meses de pandemia, y sus viejas enfermedades o cuidados del corazón han estado perfecta y sistemáticamente monitoreados. Ello le ha permitido, con seguridad tomando algunos riesgos, hacer cosas y tener contactos que otras personas, sin ese blindaje médico, no se atreverían o lo harían con temor, si tienen conciencia del riesgo a su salud y la de sus interlocutores. No sería nada malo, ni criticable, que al Presidente le aplicaran de manera regular pruebas para conocer si tiene Covid, aunque no presente síntomas. Sin embargo, políticamente es impensable.

Realizarse la prueba es ir en contra de la política impulsada por el subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell, y avalada por el Presidente, de que las pruebas no son necesarias porque no ayudan a impedir el contagio.

Las medias verdades son tramposas e irresponsables. Es cierto que las pruebas no evitan el contagio, pero no son para aliviar –la cura aún no se descubre–, sino son utilizadas en el mundo como una medida para ver el comportamiento del virus y su aceleración, y permiten detectar asintomáticos y mitigar la transmisión de la enfermedad. Pero en el discurso de un Presidente cuya fuerza moral es el antídoto contra el virus, como lo llegó a describir López-Gatell, la prueba es un sacrilegio.

No aplicarse la prueba es una victoria para el gobierno. López-Gatell presumió hace unos días que ni él, ni el Presidente, ni el secretario de Salud, Jorge Alcocer, se habían hecho ninguna prueba. La fanfarronada del subsecretario se ha topado con la realidad en donde la retórica no sirve, pues los asuntos de Estado son tratados como asuntos de Estado. Sin embargo, los negociadores mexicanos que están preparando la visita de López Obrador a Washington, parece como si fueran obligados para buscar una excepcionalidad en la seguridad nacional de Estados Unidos.

Nadie, de quienes participan en la preparación de la visita, quiere hablar sobre el tema, o mencionar los requisitos sanitarios para ver a Trump. Pero desde abril, The Washington Post publicó que todos los visitantes a la Casa Blanca tienen que hacerse la prueba de Covid-19 antes de ver a Trump, aún si se sienten sanos. Eso tuvo que hacer el presidente de Polonia, Andrzej Duda, quien visitó la Casa Blanca el 24 de junio, y fue el primer visitante extranjero en ver a Trump después de meses de pandemia. Duda y toda la delegación que lo acompañó a la Casa Blanca, se hicieron las pruebas antes de llegar a Washington, pero llegaron con su resultado negativo.

Más información: https://bit.ly/38mli3K

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password